Benito Jiménez
Agencia Reforma

MINATITLÁN, Veracruz.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador encontró una refinería que trabaja a medio gas por una serie de vicios en la operación de sus plantas de proceso.
De las 30 plantas que posee, trabajan 18, porque unas no tienen refacciones y otras requieren mantenimiento correctivo.
Las piezas de algunas de las plantas de este refinería –que inició operaciones en 1906 con una empresa extranjera y fue reconstruida por Pemex en los años sesentas cuando producía unos 50 mil barriles al día– ya no existen en el mercado por lo que buscan armarlas para “resucitar” las máquinas oxidadas.
La Refinería Lázaro Cárdenas, enclavada en este municipio, va a requerir más de mil 800 millones de pesos para resucitar este complejo, le dijo la Secretaria de Energía Rocío Nahle a López Obrador.
Nahle aventó culpas al sexenio de Enrique Peña Nieto y afirmó que las plantas de proceso de Minatitlán sólo trabajaron cinco meses en 2017, mientras que en 2018 sólo operaron cuatro meses y medio.
“A partir de 2019, cuando entramos”, presumió Nahle al Presidente, “empezamos a meter la carga y esta refinería fue de la que estuvimos estresándola más operativamente, empezamos con 18 (plantas de proceso) y en lo que va de 2020 son 23 plantas de 30 de proceso. Esto se llama vicios de operación que es parte de lo que hemos ido cambiando”.
La funcionaria añadió que en el complejo petrolero ya existía una costumbre de los operadores sindicalizados de decir que no tenían refacciones para operar las plantas.
“Que no hay refacciones, que no hay esto, y vamos a parar, de las rehabilitaciones efectuadas en Minatitlán de las 30 plantas se han rehabilitado nueve, en general otras nueve y en 2020 tenemos la rehabilitación de una, que es toda la planta catalítica y para el 2021 quedan cuatro y siete que son plantas periféricas que son las insómeros y de alquilación”.
Nahle le dijo a López Obrador que incluso tuvo que hacer limpia de personal en esta refinería, que eran parte de los vicios que derivaron en la improductividad.
Y es que al parecer toda la inversión millonaria anunciada para la refinería en el sexenio pasado no llegó ni para comprar tornillos.
En 2015, Peña Nieto anunció una inversión de 388 mil 801 millones de pesos, unos 23 mil millones de dólares, en cuatro proyectos que implicaban a seis refinerías, incluida Minatitlán.
En 2005 y 2008, con Felipe Calderón, la empresa Odebrecht obtuvo dos contratos para obras en diversas plantas.
Nahle abundó en su explicación al Presidente que tuvo que mandar a reparar 114 cambiadores de calor, 16 calentadores a fuego directo, 72 recipientes a presión y siete reactores a conversión química.
También tuvo que darle mantenimiento 254 bombas de proceso, una caldera de vapor a alta presión y un turbogenerador de energía eléctrica. Incluso hasta las válvulas de seguridad de esta planta estaban para la basura según el reporte dado a conocer al Presidente.
Para quitar la chatarra, Nahle dijo que necesitó de 247 millones de pesos y otros 572 millones de pesos en “servicios especializados” así como 376 millones en adquisiciones de refacciones y piezas industriales. Tiene pendiente el gasto de 550 millones para terminar de quitar el moho a la refinería.
Entre 2019 y 2020 se han reparado mil 74 equipos, resumió.
Los vicios de operación, de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Energía, también están en los procesos de refinamiento de crudo, un tema prioritario para el sexenio del tabasqueño.
Una gráfica mostrada a López Obrador refiere que existe en la refinería de Minatitlán un bajo proceso de crudo debido a que “ocurrieron problemas” con las bombas de fondos y reflujos de la planta combinada maya.

LA CANGREJERA
En el sexto día de su gira por el sureste, en el marco de lo que denomina “la nueva normalidad”, el Presidente continuó con eventos sin públicos. Sólo funcionarios y comitivas afines que aplaudían sus mensajes.
Tanto en Minatitlán como en Coatzacoalcos el tabasqueño abrió la cartera para acelerar el proceso de refinación.
Pero Nahle soltó al Presidente los problemas de Minatitlán. En La Cangrejera, Octavio Romero, director de Pemex, explicó el entramado de ese centro de producción.
“Nosotros vamos, de acuerdo al programa, en noviembre, diciembre, a meterle un millón 200 de carga (de crudo) de esto vamos a producir 425 de gasolinas y 326 de intermedios, estos son los vicios operativos que hay que quitar ¿Por qué producimos intermedios? Porque tenemos fallas en el proceso y segundo porque si no tenemos suficientes catalíticas nos vamos a un vicio operativo de sacar gasolinas amargas nada más, esto es lo que se está cambiando”, dijo.
En el Complejo Petroquímico La Cangrejera, que recibe gasolinas importadas, el Presidente analiza invertir en este otro mundo de tubería oxidada para que refine 200 mil barriles diarios.
“Yo voy a esperar el proyecto, vamos a analizarlo y sí, tengo muchos deseos de que podamos rehabilitar este complejo, y en particular el tren de refinación, que se ajusta, ensamble, con el plan de producir las gasolinas en el país”, dijo sobre La Cangrejera, una especie de una “octava refinería”.
Pero hasta ayer ninguno de los funcionarios sabe cuánto costaría esa rehabilitación y en cuánto tiempo estaría terminado.
“Es algo que ya nos está pidiendo el Presidente”, reconoció Nahle.
Los funcionarios, incluido López Obrador, discutieron ese tema después del evento por 20 minutos.
Pero sin aterrizar el plan.