Para proteger a los menores que acuden a fiestas clandestinas, en las cuales se han encontrado a niños de 12 años de edad, la Dirección de Reglamentos se coordinará con trabajadores sociales para tener un seguimiento de esos niños y adolescentes que son detenidos en situaciones de consumo de bebidas embriagantes o de drogas, porque la intervención no se debe limitar a los operativos de esta dependencia.

El director de Reglamentos del Ayuntamiento capital, José Aranda Ramírez, exhortó a la sociedad de Aguascalientes a denunciar esas reuniones que se organizan después de las fiestas de graduaciones formales, en horarios totalmente fuera de los establecidos por la autoridad municipal.

En entrevista con El Heraldo, adelantó que se prevé la generación de un centro de rehabilitación para encauzar a esos menores de edad y poder conocer a detalle la situación familiar de cada uno de ellos, porque no es posible que los padres de familia se den cuenta o no de estos hechos.

El director de reglamentos municipales mencionó que en nueve fiestas clandestinas que se han detectado este primer semestre en el municipio de Aguascalientes, se han encontrado a más de dos mil menores de edad, donde todos deberían estar sometidos a un seguimiento, pero en los hechos eso no ha sido posible, admitió.

En los operativos, la Dirección de Reglamentos se limita a resguardar a los menores de edad, pero no existe un área social capacitada para darle seguimiento a cada uno de los casos, anotando los datos de los menores y de los padres de familia por parte de una trabajadora social.

Se busca concretar con las asociaciones civiles y sociales que operan en el estado de Aguascalientes estas colaboraciones, así como con el Sistema DIF Municipal o instancias de derechos humanos, a fin de apoyar a la sociedad en situaciones vulnerables, aunque también se evalúa hasta dónde podría ser la intervención social.