Sineli Santos
Agencia Reforma

CDMX.- Los hermanos Ramón y Luis Urías buscan conquistar las Grandes Ligas, y hasta un “empujoncito” del destino los está ayudando a lograrlo.
Antes de iniciar la actual temporada de las Grandes Ligas, ninguno de los dos tenía un lugar asegurado con sus equipos. Ramón, por su parte, esperaba una oportunidad en la segunda base con los Orioles de Baltimore, mientras que Luis, por otro lado, competía con el venezolano Orlando Arcia por el campo corto de los Cerveceros de Milwaukee.
Pero su suerte cambiaría, ya que ambos fueron incluidos en los rosters iniciales de la temporada 2021, con actuaciones impecables con sus respectivas novenas.
“Desde un principio, me dijeron que venía a pelear un lugar y ayudar al equipo en cualquier situación. Creo que me ha ido bien. A lo mejor, los números bateando no se reflejan tanto, pero me he sentido bien, he agarrado buenos turnos y fildeando he hecho buenas cosas. La competencia va a ser buena para que uno se impulse a ser mejor, a hacer mejor las cosas y, gracias a esas contrataciones, se ve que el equipo quiere ganar, quiere hacer bien las cosas y no quiere andar en los últimos lugares”, comentó Ramón, de 26 años.
Luis, el menor de los hermanos, se llevó los reflectores en su primera aparición con Milwaukee al realizar una gran atrapada en el campo corto en la victoria 6-5 ante los Mellizos de Minnesota.
Ahora, con el pase anunciado ayer de Arcia a los Bravos de Atlanta, Urías se perfila como parador en corto titular con los Cerveceros.
“Si me quedo saludable todo el año, varias cosas buenas pueden pasar. Cuando yo llegué, me dijeron lo mismo que a mi hermano, que estaba compitiendo por un lugar. Yo creo que, al final, la competencia es contra uno mismo, tratar de ser mejor, de dar lo mejor de ti. Siempre quise jugar como shortstop, pero subiendo (a Grandes Ligas) me mandaron a segunda. Al principio, no me gustaba la idea, pero le agarré cariño. Ahora, se me complicó regresar (al campo corto), me tardé en volver a acostumbrarme porque mi brazo ya se había adaptado, pero siento que es mejor para mí estar en shortstop para tener mayor regularidad”, expresó el beisbolista de 23 años.
En esta campaña de 162 juegos, ¿lograrán los Urías consolidarse en la MLB?