Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La industria de alimentos y bebidas no alcohólicas inició una rebelión legal contra el nuevo etiquetado nutrimental a poco más de dos meses de su entrada en vigor, prevista para el 1 de octubre.
Grupo Bimbo, Unilever, Coca-Cola Export Corporation, Mondelez, Jugos del Valle, Corporación del Fuerte y Hershey de México, son algunas de las empresas que desde la primera semana de julio empezaron a promover amparos contra los cambios a la Norma Oficial Mexicana del etiquetado, que el gobierno publicó el 27 de marzo pese a las objeciones de la industria.
Grupo REFORMA detectó al menos 20 amparos, en los que también se pide aplazar la entrada en vigor de la nueva NOM para dar tiempo a que las empresas agoten inventarios de productos que tienen el etiquetado actual.
Los jueces federales, sin embargo, se están mostrando renuentes a tramitar estas demandas.
En casos como los de Bimbo y Unilever, los jueces consideraron que la NOM aún no entra en vigor, por lo que todavía no puede ser impugnada, mientras que en otros, señalaron que no son amparos urgentes, por lo que serán tramitados hasta que el Poder Judicial retome sus actividades ordinarias, suspendidas por la pandemia de Covid-19.
Las empresas consideran que ya están obligadas a realizar inversiones millonarias para modificar sus líneas de producción, de tal forma que los frentes de empaques de decenas de miles de productos contengan los sellos negros hexagonales, indicativos de exceso de grasas, azúcares, sodio y calorías.
Solo dos jueces de Ciudad de México han admitido amparos a trámite, pero ambos rechazaron conceder suspensiones contra la aplicación de la NOM.
“Es improcedente conceder la suspensión, porque se contravendrían disposiciones de orden público e interés social, teniendo en cuenta el daño que puede ocasionar al público el inducir su consumo sin las especificaciones establecidas por la Secretaría de Salud”, resolvió el Décimo Octavo Tribunal Colegiado Administrativo al negar a Hershey el aplazamiento del nuevo etiquetado.
En 2019, la Suprema Corte de Justicia estableció que el etiquetado vigente contiene “información suficiente para los consumidores” y que la obesidad es resultado de múltiples factores.
Aún así, es poco probable que el Poder Judicial llegue a declarar que los cambios a la NOM violan derechos de las empresas, salvo que detecte vicios de procedimiento en la reforma.
La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) litiga desde febrero un amparo que alega ilegalidades de las secretarías de Economía y Salud en el proceso de consulta para cambiar la NOM, pero ese juicio quedó congelado por la pandemia.
El organismo presentó el pasado martes un nuevo amparo, ahora para cuestionar los criterios para la implementación, verificación y evaluación de conformidad de la NOM reformada.