Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Aun cuando Hacienda afirma que el incremento de monto y beneficiarios de la pensión para adultos mayores no impactará en el presupuesto, la Secretaría del Bienestar prevé que la necesidad de recursos aumente hasta en 172 por ciento en los próximos tres años.
La semana pasada, Bienestar inició la incorporación al programa de dos millones 250 mil personas de entre 65 y 67 años, luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó a bajar la edad del beneficiario.
Según la dependencia, esta cifra se sumará a los ocho millones 427 mil personas incluidas en el padrón del programa.
Además, a partir del bimestre julio-agosto, el monto del apoyo tuvo un incremento de 400 pesos bimestrales, al pasar de dos mil 700 a tres mil 100 pesos.
Lo anterior como parte de la promesa del Presidente de aumentar en 20 por ciento anual el apoyo para adultos mayores hasta llegar a 6 mil pesos bimestrales en 2024.
Grupo REFORMA informó el 23 de junio pasado que la Secretaría de Hacienda, por medio de un oficio, autorizó a Bienestar incluir estos cambios en las reglas de operación del programa, y aseguró que no tendrían impacto en el ejercicio fiscal 2021 ni en los subsecuentes.
No obstante, la dependencia a cargo de Javier May prevé que estas modificaciones impliquen un gasto adicional de más de 16 mil 348 millones de pesos en 2021.
Esto equivale a un incremento de 12 por ciento con respecto al presupuesto aprobado originalmente por la Cámara de Diputados, el cual asciende a poco más de 135 mil 662 millones de pesos.
Aunque no especifica si en el próximo ejercicio fiscal el programa registrará más cambios en cuanto a su padrón de beneficiarios, Bienestar indica que para 2022 prevé un presupuesto de 240 mil millones de pesos, es decir, un aumento de cerca de 77 por ciento.
Para 2023, agrega, el presupuesto del programa de pensión para adultos mayores aumentaría a 300 mil millones, en tanto que para 2024, estima recursos por 370 mil millones de pesos.
Esta última cifra representa un incremento de más de 172 por ciento con respecto al presupuesto aprobado para este año.
Hasta ahora, ni Hacienda ni Bienestar han informado cómo serán financiados dichos recursos, pues legisladores de Morena han descartado la posibilidad de una reforma hacendaria o fiscal para el próximo año.