José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- La principal asociación de fabricantes de armas de fuego en Estados Unidos acusó al Gobierno mexicano de buscar un “chivo expiatorio” por la actividad criminal en el País al presentar una demanda civil por prácticas negligentes en contra de sus agremiados.
La Asociación de la Industria de Fabricantes de Armas de Fuego de EU (NSSF, por sus siglas en inglés) sostuvo que la demanda, presentada ante una Corte Federal de Massachusetts, carece de sustento.
“El Gobierno mexicano es responsable del crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras”, dijo Lawrence G. Keane, abogado de la NSSF, que congrega a miles de compañías involucradas en la manufactura de armas de fuego en EU.
De acuerdo con la NSSF, las acusaciones de México son falsas dado que las armas son vendidas en EU, de acuerdo con leyes federales y estatales, estableciendo un registro en papel y tras una verificación de antecedentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI).
“En lugar de buscar un chivo expiatorio en las empresas estadounidenses que respetan la ley, las autoridades mexicanas deben concentrar sus esfuerzos en llevar a los cárteles ante la justicia”, advirtió Keane.
“La actividad criminal de México es resultado directo del tráfico ilícito de drogas, la trata de personas y los cárteles del crimen organizado que afectan a los ciudadanos. Son los cárteles los que hacen un uso indebido delictivo de armas de fuego importadas ilegalmente o robadas al Ejército y a las fuerzas del orden público”, insistió el también vicepresidente de la asociación.
La NSSF, fundada en 1961 y con sede en Connecticut, congrega a más de 8 mil miembros principalmente de la fabricación de armas de fuego y municiones, pero también incluye a distribuidores, clubes de tiro, vendedores y aficionados estadounidenses.