Martha Martinez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO-La diputada del PRI Anilú Ingram propuso la creación de un padrón de menores huérfanos a causa de feminicidios.

En conferencia, la legisladora indicó que inscribió una iniciativa que tiene como objetivo visibilizar a estas niñas, niños y adolescentes, y obligar a las autoridades federales y locales a canalizar recursos para cubrir sus necesidades de alimentación, educación y atención médica y psicológica.

La diputada veracruzana informó que su propuesta modifica la Ley General de Víctimas y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

“He propuesto para ello la creación de un registro nacional para que la Comisión Ejecutiva o las comisiones de víctimas de las entidades federativas atiendan y garanticen su satisfacción de necesidades de alimentación, educación, atención médica y psicológica”, señaló.

“En esta iniciativa propongo que la Federación y los Estados asignen recursos presupuestales necesarios para cubrir las medidas de cuidado inmediato, asistencia y atención que estén destinados a los menores de edad en estado de orfandad por feminicidios”, agregó.

La legisladora indicó que de acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), hasta 2019 había 3 mil huérfanos por feminicidio, aunque la cifra es mayor.

“En 2019 quedaron en orfandad más de 3 mil niñas, niños y jóvenes de madres jefas de familia que fueron asesinadas por feminicidio. Esta cifra, según el Inmujeres, es sólo un aproximado porque, sin duda, puede haber muchos más”, advirtió.

Ingram afirmó que estas modificaciones son necesarias ante la falta de una estrategia gubernamental y la sordera de las autoridades para atender la violencia de género que, en muchas ocasiones, deriva en feminicidios.

“Echar culpas es irresponsable, pero un hecho es un hecho, y ante la falta de un plan de acción por parte del Gobierno de México es necesario que, por lo menos, el marco jurídico esté preparado para atender las consecuencias del terrible crimen de odio que es el feminicidio”, abundó.

Indicó que actualmente en el presupuesto de la Federación se contemplan 250 mil millones de pesos para programas asistenciales de bienestar, de ahí que sólo hace falta voluntad política para canalizar recursos a los menores en orfandad por feminicidio.

La priista reconoció que la atención integral que propone no es una acción de corto plazo, por lo que puso su iniciativa sobre la mesa con el objetivo de perfeccionarla.

“El objetivo de esta iniciativa no es que termine aquí sino abrir el abanico al análisis de todos los sectores involucrados, y con ello todo es perfectible, aquí lo importante es ver el superior interés de los jóvenes y de la niñez”, aseguró.