Alfredo González
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Las dificultades del ramo inmobiliario para conquistar al mercado de generaciones millennial y centennial, los nacidos de 1981 a 1996 y de 1996 al 2010, impulsan la preventa de departamentos, más que como alternativa de vivienda, como una opción de inversión para este segmento de mercado.
Sergio Rojas, director de La Haus en México, una proptech o startup con tecnologías disruptivas para construir, diseñar propiedades, vender, arrendar y administrar inmuebles, dice que la alternativa es buscar que los millennials y centennials adquieran propiedades a “precio cero”.
“Lo que tratamos de hacer es vender casas antes de que el constructor coloque la primera piedra, que es cuando enseña los renders (imágenes digitales) y los planos del proyecto”, explica.
Esta fórmula implica “animar” a los jóvenes a invertir en dicha etapa inicial en un proyecto inmobiliario para que tengan acceso a un precio mucho menor que les permita obtener un inmueble que no necesariamente sería para habitarlo, pero sí para contar con un patrimonio.
Lo que La Haus busca es enlazar a los potenciales compradores con desarrolladores y constructores antes de que inicie un proyecto.
“Es un desarrollo para el inversionista que busca tener un apartamento patrimonial y ponerlo en arrendamiento en alternativas de colocación, como lo es Airbnb para que genere una rentabilidad”, afirma.
“Debemos ser cuidadosos de que se trata de una constructora seria y de ofrecer esa confianza al comprador para que se anime a invertir en esta etapa inicial a mejor precio, acorde al tamaño o monto que la persona espera adquirir”.
Ignacio Torres Zorrilla, cofundador y CEO de 4S Real Estate, indica que una de las cosas que ha mostrado la industria inmobiliaria es que genera los rendimientos más atractivos en el largo plazo.
La industria inmobiliaria está menos expuesta a la volatilidad, brinda seguridad y plusvalía, de forma que en una crisis, los rendimientos prácticamente no se ven afectados, a diferencia de otros sectores productivos.
Rojas agrega que La Haus genera información sobre zonas con plusvalía en las que habrá desarrollos inmobiliarios para que la generación millennial o centennial lo visualice como una inversión “valiente”.
“Lo que intentamos es convencer a estas generaciones jóvenes de que invertir en la primera etapa de un proyecto es patrimonialmente muy potente”, añade.
La empresa debe ser cuidadosa de que se trata de una constructora seria, reconoce, para poder ofrecer confianza al comprador que implica invertir en una etapa inicial, porque las aportaciones de los clientes irían a un fideicomiso que poco a poco irá aportando a la construcción del proyecto.