Un grupo de edecanes y modelos se manifestaron a las afueras de Palacio de Gobierno solicitando apoyos económicos y alimenticios para enfrentar el presente periodo de confinamiento.
Al igual que ha sucedido con músicos y meseros, las jóvenes coincidieron que la postergación de la Feria de San Marcos ha ocasionado severas afectaciones en sus economías, encontrándose de esa manera en una situación de vulnerabilidad.
Diana Castro, edecán desde hace varios años, expresó que a consecuencia de la pandemia del COVID-19 y de la suspensión de eventos, al igual que sus compañeras vienen enfrentando severos problemas económicos para poderle ser frente a gastos fijos como alimentación, renta y servicios.
Con pancartas donde decían “Sin Evento No Hay Sustento”, la afectada detalló que después de que han quedado momentáneamente de lado del apoyo de las autoridades, decidieron alzar la voz. “Tenemos familia, hijos que mantener, los gastos nos están superando, por eso decidimos venir a dialogar con las autoridades”, indicó.
Por su parte Karla Torres, otra de las jóvenes afectadas, comentó que la suspensión de la verbena más importante del país significó para ellas perder la oportunidad de percibir ingresos en la temporada de mayor trabajo para las edecanes.
Explicó que a pesar de que las semanas pasadas pudo salir adelante gracias a que tenía algunos ahorros, el dinero que sería utilizado para otros planes lamentablemente ha ido escaseando.
Agregó que de no recibir apoyo de parte de las autoridades, se verá en la necesidad de recurrir con su familia para tener algo que comer.
“La Feria es uno de nuestros más grandes ingresos, la mayoría de nosotras no tenemos otra entrada de dinero más que los eventos en los cuales nos contratan. Es una situación que nos preocupa porque los gastos no se detienen”, expresó.
De acuerdo al grupo de mujeres entrevistadas, el sueldo de una edecán en la Feria depende de la marca que representen y el tipo de evento, para lo cual perciben un ingreso de 1,500 a 2 mil pesos por jornada trabajada.