A pesar de que el Observatorio de Violencia Social y de Género denunció a la Fiscalía General del Estado que, en algunos espacios del Complejo Ferrocarrilero, pudiera haber una o varias personas que fueron víctimas de desaparición forzada en el periodo de 2010 a 2015, simplemente fueron ignorados y no iniciaron las labores de búsqueda a pesar de haberse plantado en el lugar, denunció su coordinadora, Violeta Sabás Díaz de León.
La activista social comentó que desde el pasado jueves dieron aviso a la Fiscalía General del Estado, a la Secretaría General de Gobierno, la Comisión Estatal y a la Comisión Nacional de Búsqueda, a fin de efectuar las acciones correspondientes de movilización, tras un reporte anónimo recibido en la página del Observatorio de Violencia Social y de Género de que afuera del Velódromo y en las instalaciones del Grupo Modelo en el Complejo Tres Centurias pudiera haber una o varias personas que fueron víctimas de desaparición, sin embargo, dijo que las acciones por parte de la Fiscalía han sido lentas.
Ante esta situación, comentó que las integrantes del Observatorio y familiares de personas desaparecidas decidieron acudir directamente este sábado afuera del Velódromo en el Complejo y avisar a las autoridades para agilizar las acciones. Sin embargo, aunque acudieron elementos de la Policía Municipal, Ministeriales y de la Guardia Nacional, simplemente no realizaron ninguna acción de búsqueda. “La Policía Municipal sólo acordonó todo el perímetro y el Ministerio Público nunca llegó, por lo que nunca se dio aviso al Cuerpo de Bomberos para retirar la loza del pozo. Simplemente no quisieron iniciar las labores de búsqueda”.
Posteriormente, dijo que las autoridades quitaron todo el acordonamiento de la zona como si nada hubiera pasado, lo cual les parece sospechoso. “Estuvimos en el espacio por varias horas, pero si nos quedábamos más tiempo ya nadie podía salir de este lugar, por lo que decidimos salirnos”.
Ante esta actitud, lamentaron que la Fiscalía General del Estado desoyera su denuncia y no haber actuado, por lo que advirtieron que acudirán a presentar su queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos y a otras instancias como la Fiscalía General de la República. “Estamos muy preocupadas, porque el lugar no quedó resguardado y con el riesgo de que alguien pudiera hacer cosas ahí”.