El fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, reconoció que de momento existe un total de 20 carpetas de investigación relacionadas a personas no localizadas, casos que corresponden de enero a la fecha. Entre ellas, se encuentran adolescentes y hasta personas mayores de edad, de quienes no ha sido posible su ubicación.
En entrevista, el fiscal indicó que la activación de alertas Amber han sido constantes a lo largo del año, relacionadas muchas de ellas por conflictos familiares, en donde menores de edad en consecuencia salen de su hogar sin previo aviso. Lo anterior implica que la autoridad al tener conocimiento de los casos, comienza las labores de búsqueda, hasta lograr obtener información crucial que permita dar con el paradero de las mismas personas reportadas. Otro de los aspectos que dificulta en ocasiones el dar con las personas reportadas como no localizadas, es que los implicados salen del estado. La búsqueda de los reportes implica labores presenciales por medio de los agentes investigadores en hospitales, el cruce de información con familiares y por medio de la tecnología. Figueroa Ortega, pidió dentro de lo posible evitar se registren casos de conflictos internos entre las familias y en su caso solucionarlos, al reconocer que las alertas Amber activadas a lo largo del año, han implicado mayor carga laboral para la misma Fiscalía.
“Hemos tenido días en los cuales recibimos hasta 12 denuncias de personas no localizadas, eso ha implicado que los agentes investigadores lleguen a trabajar más de ocho horas, incluso hasta 16 horas para poder dar con el paradero. Dentro de las personas reportadas, existen hombres y mujeres de todas las edades”, concluyó.