CDMX.- Pablo Lyle, quien cumple una condena de cinco años por homicidio involuntario tras un altercado vial en Miami en 2019, enfrenta complicaciones adicionales en su caso legal. Recientemente, el actor perdió a sus representantes legales debido a «diferencias irreconciliables», lo que le impidió presentarse a una audiencia virtual el pasado lunes. Ante esta situación, el juez ha pospuesto la fecha de la audiencia y, en caso de que Lyle no consiga un nuevo abogado, se le asignará uno de oficio.
Esta pérdida de representación legal ocurre en un momento crítico para Lyle, quien busca reducir su sentencia. Según Sandra Hoyos, analista legal, un nuevo abogado podría aportar una estrategia fresca y ayudar significativamente en su solicitud de reducción de condena. Además de la condena de prisión, Lyle fue sentenciado a ocho años de libertad condicional y 100 horas de servicio comunitario.
Paralelamente, enfrenta una demanda civil interpuesta por la familia de Juan Ricardo Hernández, la víctima del incidente vial, quienes exigen compensación por gastos funerarios, atención psicológica y pérdida de ingresos. André Crenshaw, abogado de la familia, mencionó que están solicitando indemnización.
Adicionalmente, Lyle atraviesa una fase personal difícil tras su separación de Ana Araujo, madre de sus hijos Arantza y Mauro, a quienes no ha visto en meses ya que residen en México. Este conjunto de circunstancias amplía la carga emocional y legal que Lyle enfrenta mientras cumple su condena, prevista hasta septiembre de 2027. (Jacqueline Ponce León/Agencia Reforma)