Solamente quedan nueve puntos por disputar en el Clausura 2024. Necaxa se ha mantenido en zona de calificación prácticamente durante todo el torneo gracias a un semestre impresionante que superó las expectativas que se tenían antes de iniciar la temporada.
Este viernes por la noche, a las 21:00 horas, los Rayos tendrán un duelo muy importante en su recta final del calendario. Primero, tendrán un estadio con gran entrada, pues Aguascalientes comenzará a recibir miles de visitantes por la Feria Nacional de San Marcos, y eso siempre se refleja en las gradas.
Segundo, los Rayos pueden poner pie y medio al menos en el play-in de la Liga MX si logran derrotar a Santos y si Pumas o León no consiguen los tres puntos en la jornada. Además, tomando en cuenta que las últimas dos jornadas serán ante los equipos regios, los Rayos necesitan aprovechar este partido para sumar tres puntos.
Santos, aunque no será un rival sencillo, tampoco parece ser una prueba tan complicada de sortear. Si bien es cierto que han conseguido mejorar en las últimas jornadas, los de la comarca tienen mucha juventud en su equipo y una defensa que es fácil de perforar. Es ahí donde futbolistas como José Paradela y Bryan Garnica podrían ser clave en la generación de oportunidades ofensivas.
Otro punto importante es que Santos apenas tiene 15 goles en todo el torneo, siendo esta una oportunidad perfecta para Necaxa para dejar la portería en cero, algo que no se ha conseguido desde hace siete partidos.
En los antecedentes, las cosas han estado parejas ante Santos, con cinco victorias para Necaxa, cuatro para los laguneros y un empate. La última vez que los Rayos sacaron los tres puntos en casa ante este rival fue en el 2021, así que urge terminar con esta sequía de triunfos para afianzar de una vez el pase a la siguiente ronda.
De nada servirá el gran torneo de Necaxa si en estos últimos tres partidos de la temporada no se suman puntos, pues se corre el riesgo de quedar fuera incluso del play-in. En cambio, si las victorias llegan, la liguilla directa es una realidad, con posibilidades incluso de terminar entre los primeros cuatro lugares de la tabla general.