Claudia Salazar 
Agencia Reforma

CDMX.- La Cámara de Diputados se alista a aprobar una disposición transitoria con la que busca amortiguar un aumento del 6 por ciento en el precio de la gasolina para enero del 2022.

Con tal decisión, el Gobierno federal tendría que asumir nuevos subsidios en el precio de venta al público.

En el dictamen que se discutirá el lunes en la Comisión de Hacienda de la miscelánea fiscal, se contempla una reforma a la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios para evitar un gasolinazo mayor por el efecto de la inflación acumulada para este año.

Con dicha medida, de hecho, ya se prevé un impacto recaudatorio por no aplicar el efecto de la inflación, debido a que por el IEPS en gasolina se estima obtener 318 mil 136 millones de pesos para el próximo año, 9.5 por ciento menos con relación al 2021, que son 33 mil 449.6 millones de pesos menos.

El artículo 2, fracción I, inciso D, párrafo tercero, de la Ley del IEPS, establece que la actualización de las cuotas del impuesto aplicable a los combustibles automotrices se debe realizar anualmente, de conformidad con el artículo 17-A del Código Fiscal de la Federación.

Ello implica reflejar la inflación del año que termina en las cuotas que se cobrarán a partir de enero del nuevo año.

Sin embargo, la iniciativa presidencial advierte que para el cierre de este año se espera una alta inflación y que aplicar la inflación esperada generará, al mismo tiempo, más presiones inflacionarias.

De acuerdo al Banco de México, la inflación podría superar el 6 por ciento a finales del 2021, que es lo doble de la meta que se fijó de 3 por ciento.

La propuesta del Gobierno de inflación para el próximo año está en el mismo rango del 3.4 por ciento.

«Para proteger el poder adquisitivo de las familias mexicanas y evitar posibles distorsiones en la dinámica económica asociadas al comportamiento de la inflación, se considera necesario que, mediante disposiciones transitorias de la Ley del IEPS, para el ejercicio fiscal de 2022, se modifique el procedimiento de actualización de las cuotas aplicables a los combustibles automotrices», explica la iniciativa.

«En caso de aplicar el mecanismo de actualización vigente en el artículo antes señalado, se podría generar una inflación persistente en la economía mexicana debido a que los combustibles automotrices son importantes insumos en la cadena de provisión de distintos bienes y servicios».