Diana Gante
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-La Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretende incrementar el despacho de sus centrales carboeléctricas de Coahuila y con ello dar cumplimiento a la política de confiabilidad ordenada desde el Ejecutivo, a pesar de que ésta fue suspendida por la Suprema Corte.

Miguel Alejandro López, coordinador de administración y servicios de la CFE, expuso que para ello se busca que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) despache primero las centrales a carbón y con ello se apoye la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

“Se ha hablado con el Cenace para que las carboeléctricas apoyen la confiabilidad del sistema, es decir, que se pueda en medida de las propias reglas que están actualmente, de acuerdo a la reforma energética, apoyen la confiabilidad del sistema, las intermitencias que se puedan dar en el sistema (por la entrada de centrales renovales), y eso aumente el nivel de despacho de nuestras centrales”, explicó.

El funcionario planteó lo anterior tras anunciar una adjudicación directa de 2 millones de toneladas de carbón a 75 productores mediante un contrato multianual que aplicará desde este mes y hasta diciembre del 2021.

“Eso nos parece puede generar certidumbre en el mediano plazo y permite que aumente; al aumentar el despacho, aumenta el consumo de carbón y, por lo tanto, podemos hacer esta compra que estamos presentando el día de hoy a los pequeños productores”, señaló.

Durante su presentación, López señaló que derivado de la instrucción del Presidente de la República, el Cenace y la CFE, acordaron que las centrales carboníferas de la Comisión apoyarán la confiabilidad del sistema, se aumentará el nivel de despacho de centrales con esta tecnología y ello generará certidumbre en el mediano plazo.

Sin embargo, no especificó en qué porcentaje aumentará el despacho de centrales a carbón.

Tanto el acuerdo de confiabilidad publicado por el Cenace el 29 de abril pasado como la Política de confiabilidad del SEN de la Sener se encuentran suspendidas como resultado de distintos recursos legales interpuestos por las empresas afectadas. En ambas regulaciones, se limita la entrada en operación de proyectos renovables privados bajo el argumento de que éstas restan confiabilidad al sistema eléctrico.

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y gobiernos estatales interpusieron recursos de controversia constitucional contra la Política ante la Suprema Corte, mismos que fueron admitidos.

López señaló que como resultado de la reforma energética, las centrales de carbón prácticamente no generan energía debido a sus altos costos, lo que afectó a la región carbonífera de Coahuila y a sus productores.

Esto motivó una revisión sobre las compras de carbón en la zona en conjunto con la subsecretaría de Minas.

El precio base por tonelada al que comprará CFE bajo este nuevo contrato será de mil 34 pesos, pero el costo será ajustado mensualmente en función de la calidad y precios del mercado, cuyos detalles no se dieron a conocer.

Al cierre de 2019, la generación eléctrica con carbón a nivel nacional fue de 9.46 por ciento, según mostró la CFE.

La distribución de contratos por adjudicar contempla 39 para micro y pequeños productores, lo que equivale al 73.07 por ciento del total adjudicado; 19 a productores medianos, es decir un 16 por ciento; y 17 contratos a grandes productores, lo que representa el 10.93 por ciento.

El 19 de junio pasado, Altos Hornos de México (AHMSA) expuso que la CFE canceló, de manera anticipada, el contrato de compra de carbón para suministrar a las centrales José López Portillo y Carbón ll, bajo el argumento de un sobreinventario del mineral y al mínimo despacho eléctrico de las centrales en la región.

Al cuestionar si el volúmen de carbón entregado por AHMSA será suplido por los pequeños productores, Miguel López dijo que solo en una parte, y que ya se trabaja en la renegociación del contrato cancelado.