Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las subastas dejaron de ser exclusivas para la compra de obras de arte, joyería o antigüedades.
Morton Subastas, fundada en 1987, ofrecía en sus inicios sólo este tipo de objetos, pero en 1998 se diversificó para incluir flotillas completas de vehículos que van desde camiones, hasta motocicletas, cuyos propietarios buscan renovarlas.
Con estos procesos, la empresa ofrece vender el 100 por ciento de las unidades en un solo día.
Solo el año pasado, la empresa realizó 50 subastas de unas 300 unidades pertenecientes a 10 empresas de bebidas, alimentos, tiendas departamentales y de telecomunicaciones, aseguró Manuel González, director de operaciones de la compañía.
El objetivo es ofrecer a las empresas la posibilidad de vender sus flotillas en subasta para renovarlas y, a su vez, que otras empresas puedan comprar desde motocicletas hasta tractocamiones para la realización de sus actividades, explicó el directivo por escrito.
Morton Autos y Camiones opera en todo el País y desde marzo del año pasado, generalizó una vieja práctica para realizar todas sus subastas en línea, que garantizan participar en vivo desde donde sea, lo cual se sumó a sus formatos ya existentes como vía telefónica y ofertas en ausencia.
González narró que la empresa tiene los departamentos de subastas de obras gráficas, fotografía, joyería y relojes, arte moderno, antigüedades y vinos, pero agregó la línea de camiones y autos al detectar la necesidad de un proceso transparente que ayudara a las compañías a renovar sus flotillas de una manera sencilla.
Morton se hace cargo de toda la gestión de punto a punto, desde el diagnóstico de las unidades, catalogación, promoción, gestoría de documentos para su venta hasta la entrega de la unidad, detalló.
“(Esto) mientras las compañías (vendedoras) pueden dedicarse a su operación”, comentó.
Además, a diferencia de los demás departamentos, el de camiones es mucho más universal y no son solo coleccionistas, o aficionados los que acuden a comprar motocicletas, montacargas, camiones, camionetas, autos ejecutivos, camiones para food trucks, en nuestras subastas, enfatizó.
El ritmo de subastas de 2020 no fue distinto al que se observó el año previo, pues la gestión del proceso no permitió liberar más unidades.
“Los precios de las mismas (unidades) incrementaron debido a que en las subastas se vive mucho la dinámica de oferta y demanda.
A menor oferta, los precios suben y la demanda aumenta, y viceversa. Al haber menos unidades en venta, también incrementó un poco el precio de las que se vendieron”, explicó.
En el 2021, la empresa ya ha realizado 10 subastas de más de 700 unidades y es posible que se lleven a cabo más el año pasado, señaló.
“Es probable, debido a que el ritmo se ha mantenido, la posibilidad de hacer trámites sobre los vehículos ha comenzado a funcionar normalmente y se percibe una reactivación económica”, dijo.
Actualmente, la empresa alista para la próxima semana una nueva subasta en la que ofertará más de 50 unidades.