Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En foro internacional, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, advirtió ayer que el Gobierno federal quiere capturar al órgano electoral con una reforma electoral y la elección de consejeros el próximo año.
Ante autoridades electorales de América Latina, el consejero acusó que en los últimos años han sido blanco de ataques y descalificaciones por parte del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Por ejemplo, expuso, de 900 mañaneras, hasta el pasado 27 de mayo, en 300 se ha referido al INE y el 63 por ciento de referencias son agresiones y acusaciones.
Como en muchos países, indicó, en México existe un descontento social por los resultados gubernamentales en pobreza, corrupción, impunidad y violencia; hay poca credibilidad de partidos y parlamentos; y una creciente polarización e intolerancia.
«A esos problemas se están sumando una serie de ataques y de descalificaciones a los órganos electorales, que si bien no son nuevos sí son novedosos en la medida en que provienen, sobre todo, desde el poder público», indicó.
El consejero dijo que el Instituto identifica en cuatro ejes el hostigamiento: descalificación verbal desde los circuitos gubernamentales; uso del brazo coercitivo del Estado o amenaza pública para presionar al Instituto; asfixia presupuestal; y la advertencia de una reforma para replantear el sistema electoral, para incrementar los controles del gobierno.
«La reforma no vista como una manera de mejorar el sistema electoral y el sistema representativo, sino como una manera de amenazar a las autoridades electorales, o propiciar una captura del sistema electoral, una merma de la capacidad de la equidad en la competencia del sistema de partidos, o incluso una erosión, una fractura, una disminución de la capacidad representativa de nuestros sistemas políticos», indicó.
Córdova alertó que 2023 será decisivo para la autonomía del organismo, pues serán electos cuatro nuevos consejeros.
«Deberíamos estar muy atentos para que (esa elección) no se traduzca en un abrir la puerta a un intento de captura de parte de fuerzas políticas. Que rompan ese código básico de funcionamiento de toda democracia», indicó.