Normando López Meixueiro, secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), manifestó que ha habido un alza en los asaltos perpetrados en contra de los servidores públicos que retiran dinero de cajeros automáticos, según los reportes hechos por los propios afectados.
Detalló que las principales víctimas de la delincuencia son aquellos burócratas que no cuentan con vehículo particular, por lo que después de retirar el dinero se desplazan a su casa o centro de trabajo a pie o en el transporte público, situación que aprovechan los maleantes para asaltarlos durante estos trayectos.
López Meixueiro precisó que estos atracos no se han dado con lujo de violencia, pero sí ha recibido reportes de víctimas que han sido intimidadas; “a algunos de ellos les han enseñado armas blancas o de fuego, y ante la amenaza el trabajador opta por darles todo su dinero, pues prefieren perder toda su quincena a sufrir una agresión”.
Detalló que el presente año esta organización sindical ha recibido aproximadamente 150 reportes de agremiados que han sido asaltados o que han sido víctimas de algún tipo de robo, sea domiciliario, de vehículo o de algún negocio que tenga.
Para finalizar, el secretario general de la FSTSE afirmó que este fenómeno ya se había presentado con anterioridad, cuando los préstamos personales se pagaban con cheque, ante lo cual se le solicitó al ISSSTE establecer un mecanismo diferente; sin embargo, ahora las medidas precautorias deben venir de las fuerzas policiacas, las cuales deben reforzar la seguridad, y de los propios servidores públicos, a quienes se les recomienda que acudan a retirar su dinero cuando todavía haya luz de día, y de preferencia acompañados por otra persona.