Estephany de la Cruz
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- El síndrome de “burnout”, reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad del trabajo y que consiste en un estado de agotamiento mental, emocional y físico del colaborador por estrés, se ha agudizado con el trabajo remoto en la pandemia, y su principal consecuencia es la rotación de personal, que genera costos a los empleadores, advirtieron especialistas.

La pandemia de Covid-19 impulsó el trabajo desde casa y las reuniones por videollamada, que generan cansancio sobre todo cuando no se establecen y respetan horarios, cuando hay exceso de reuniones o falta estructura, lo que puede provocar baja productividad y fuga de talento.

“Una persona con una situación de salud mental ya sea estrés, ansiedad o tal, es más factible que 2.6 veces busque trabajo en otro lado (…). Si los dueños o directores no ponen atención en esto, el costo que tienes por la salida de empleados y la curva de aprendizaje en lo que contratas a alguien más, es impresionante”, expresó Carlos Navas, director de Cerveza Minerva.

“Es más efectivo invertir en acciones que puedan ayudar a toda tu plantilla a manejar esto, que esperar a que se te empiecen a ir y tener que estar contratando nuevas personas”.
Ante esto, el directivo recomendó algunas acciones que ha implementado en la empresa que dirige para mejorar el ambiente laboral, como abrir la comunicación emocional con los colaboradores y contar con un servicio de terapias.

Sugirió que los líderes de empresa sean los primeros en abrir sus emociones con los empleados, para establecer un ambiente de apertura y eliminar la costumbre de no compartir sentimientos en el trabajo.

También aconsejó evitar llamadas y correos después del horario laboral e identificar qué temas ameritan resolverse mediante una reunión, llamada o mensaje.

Las estrategias que se definan para evitar el síndrome de “burnout” deben medirse para saber si funcionan, y ajustarlas según las necesidades de cada empresa, añadió Navas.

Aparte, Enrique López, jefe de la Academia de Psicología en la Universidad Panamericana (UP), explicó que las medidas que se tomaron al inicio de la contingencia sanitaria fueron positivas porque generaron una experiencia nueva, pero ahora traen desgaste, sobre todo psicológico del colaborador.

“¿Qué podemos hacer para evitar que la gente esté ya cayendo en este estrés laboral? Es en cierta forma volver a provocar un cambio o pequeños cambios (…) que nos acerquen un poco a lo que hacíamos antes”.

Esto es reuniones presenciales, que puedan asistir a la oficina eventualmente, o incluso que se les permita hablar con profesionales de la salud mental.

Mucho ojo
Para evitar el síndrome de “burnout” en colaboradores es importante detectar a tiempo síntomas como:
> Falta de motivación e irritabilidad.
> Baja productividad.
> Desconexión emocional y/o depresión.
> Dolores de cabeza constantes.

¿Cómo ayudar?
> No hacer llamadas, mensajes y correos a los colaboradores fuera del horario laboral.
> Establecer tiempos de descanso.
> Abrir la comunicación con los colaboradores sobre sus emociones.
> Ofrecer ayuda profesional.