Luis Daniel Arzola Vidales, jefe del departamento de Prevención, atención y erradicación de la violencia escolar del IEA, informó que en lo que va del sexenio acumulan ya 120 denuncias jurídicas efectivas por agresión escolar, de las cuales una decena de asuntos requirieron la intervención del Ministerio Público o de la Procuraduría de Protección del Niño y del Adolescente.
Aparte ha habido un importante número de quejas que se presentan por la comunidad estudiantil o padres de familia, pero no se cuentan con los componentes evidentes para demostrar que sucedió el presunto hecho que se reclama a determinado maestro, “es muy común que se acuse a los profesores de violencia contra los hijos”.
Frente a ello, esas quejas contra los docentes son investigadas por la instancia laboral del Instituto de Educación de Aguascalientes, ya que si son comprobadas puede representar que sean retirados de la plaza o sean movidos de plantel educativo.
Precisó que el departamento de prevención, atención y erradicación de violencia escolar se relaciona directamente con los problemas que suceden entre los pares como son los estudiantes, aunque no se deja de intervenir si se detectan asuntos relacionados con profesores, directores, trabajadores sociales o de cualquier otra instancia educativa o de apoyo.
Las causales de estas denuncias se relacionaron con la violencia sexual, seguido de la física y la socioemocional. Luego mencionó que el 75% de las denuncias efectivas se relacionan con estudiantes varones y el 25% restante son mujeres.
Finalmente, Luis Daniel Arzola Vidales mencionó que hay muchos casos de agresión escolar que suceden fuera de los planteles educativos tanto de manera física como virtual, y sin duda ahí se requiere la intervención inmediata de los padres de familia, quienes pueden supervisar los dispositivos electrónicos de sus hijos para detectar si practican o padecen este tipo de violencias.