Respetar y apegarse a la ley es una obligación ineludible de todos los habitantes de cualquier país, por lo tanto pobres y ricos, inteligentes y lerdos; niños, jóvenes y adultos mayores; letrados e iletrados, todos absolutamente tienen el deber de cumplir con lo que dispone el precepto.

Lo anterior ha sido desoído por empresas que se conocen como “outsourcing”, mismas que al fungir de intermediarias con las firmas que contratan a los trabajadores se hacen cargo de la nómina, lo que no tuviera mayor importancia a no ser que algunas de ellas niegan los derechos mínimos de seguridad social al personal y cuando reclaman al patrón titular éste los remite a la tercera y ésta lo regresa a la primera, peloteo que provoca la pérdida de derechos constitucionales, como estar registrados ante el Seguro Social, el Infonavit y el SAR, además de recibir los beneficios que prevé la Ley Federal del Trabajo, principalmente, vacaciones, aguinaldo y utilidades.

El máximo dirigente obrero de la entidad, José Alfredo González, tiene varios años de exigir el acatamiento absoluto a la legislación laboral, por lo tanto quien funja como patrón titular es el responsable de atender las reclamaciones de su personal y si lo delega en una outsourcing ésta debe seguir la misma línea.

Las intermediarias que sí acatan la legislación se defienden, al asegurar que no se debe meter a todas al el mismo saco, lo que lógicamente no tienen problemas con el fisco ni con las instituciones de salud y de seguridad social, el asunto va en contra de aquellas que tergiversan la información para eludir el pago de las cuotas respectivas.

Es de tal magnitud la evasión que el propio director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo, denunció el pasado 12 de febrero que a través de la subcontratación ilegal las empresas eluden cada año 21 mil millones de pesos en cuotas de seguridad social. Es un monto que significa para el IMSS lo equivalente para construir 14 hospitales de segundo nivel y 200 unidades médicas de primer nivel de atención. Durante su intervención en el Parlamento Abierto en Materia de Subcontratación, que tuvo lugar en el Senado, Robledo informó que en diciembre de 2019 el Seguro Social detectó 14 mil 553 empresas que dieron de baja a todo su personal, lo que perjudicó a cerca de 64 mil trabajadores y sus familiares. La cuestión radica en que al dar de baja a los empleados, éstos pierden su derecho de asistencia médica y que impacta más a quienes padecen enfermedades crónico-degenerativas.

Por lo anterior, José Alfredo González señaló que es necesaria una reforma que permita mantener una vigilancia permanente sobre las empresas, con lo que se pueda a evitar que incurran en prácticas que no sólo lesionen los derechos de los trabajadores, sino de las propias instituciones como el IMSS y el Infonavit, que al dejar de recaudar lo que corresponde no pueden ampliar la cobertura de los servicios.

Consideró positivo el debate nacional que tiene lugar para que se regule la subcontratación, que ha sido una de sus principales demandas, por lo que el Congreso de la Unión debe escuchar el justo reclamo de la clase obrera y evitar que las empresas tengan dos razones sociales, una de la que es la dueña de los activos y otra de la que es titular de la producción y es aquí, en esta clonación, “donde viene esta dualidad y para mi eso es outsourcing que definitivamente perjudica a los trabajadores, porque si hay PTU (reparto de utilidades) eso se esfuma y en un momento dado los que se llevan las ganancias son los inversionistas”, sostuvo el dirigente de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes.

Habrá que seguir el hilo de esta situación para evitar que quede como muchas otras denuncias, que después de haber todos los elementos jurídicos para hacer las modificaciones el tema se relega y queda por ahí en algún cajón, lo que afecta a los mexicanos en general porque también hay una evasión a la hacienda pública.

ALETEA LA REGRESIÓN

Aunque para algunos analistas la amenaza de eliminar los fines de semana largos es un simple distractor, el problema es que senadores y diputados proclives al gobierno han declarado que están de acuerdo con la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que no se dude que impulsarán una reforma para que se haga realidad.

Hacerlo sería un golpe letal para el turismo interno y el comercio en general, que con el recorrido de los días feriados al lunes más próximo han logrado captar ventas que en otras circunstancias no tendrían.

Una de las industrias más importantes en este país es el turismo, por lo que además del lugar tan especial que tienen los visitantes extranjeros, se ha buscado que los mexicanos aprovechen esos fines de semana para recorrer el país, que es una forma de aprendizaje y consolidación de lo que ha sido México a través de la historia y de lo que tiene actualmente, convirtiéndose en una las actividades económicas más trascendentales. Hay mucho que conocer y que aprender, como las ruinas antiguas de la cultura mesoamericana, las ciudades coloniales, los complejos turísticos de playa, áreas naturales y de aventura y los pueblos mágicos.

Además están las doce estatuas más grandes de México, entre ellas el Cristo Roto en San José de Gracia, Ags., que mide 25 metros; Cristo del Cubilete o Cristo de la Montaña, con una altitud de 20.5 metros, en Silao. Gto; Cristo Rey, en Pachuca, Hidalgo; Danzante Yaqui, en Bácum, Sonora; Cristo de Chiapas, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Estatua de Morelos, en Janitzio, Michoacán; Virgen de Guadalupe, una en Huatusco, Veracruz, y otra en Xicotepec de Juárez, Puebla; Cristo de los Álamos, en Tijuana, y Cristo del Sagrado Corazón, en Rosarito, ambas en Baja California, Cristo de las Noas, en Torreón, Coahuila, y Cristo de las Mesas, en San Ignacio, Sinaloa.

Si se hace un sondeo en alguna parte de la República, son muchos los ciudadanos que en los fines de semana largos han tenido la oportunidad de conocer alguna de esas estatuas y los pueblos mágicos, lo mismo que las zonas arqueológicas, ya que en un lapso de tres días se puede visitar varios lugares y luego en otras fechas feriadas ir a otros, lo que enriquece sus conocimientos y al mismo tiempo dinamizan la economía de cada lugar en beneficio de miles de personas.

Por ello tiene mucha razón el presidente de la Asociación Hidrocálida de Agencias de Viajes, Jorge Luis Reyes González, al considerar que “sería catastrófico” para el sector eliminar estos descansos, porque la gente ya se acostumbró a programar las salidas durante el año.

 

ROZAGANTE

Así, sin hipérbole, se ve don Jorge Sánchez Muñoz, quien asegura que cumplió 94 años, aunque tal vez se agregue unos cuantos porque su apariencia física es de menos de 80, pero lo más importante es que se mira pleno de salud. Es de los hombres que más impulsaron al Partido Acción Nacional (PAN) hasta lograr que el organismo estuviera en los primeros planos. En su tiempo fue de las duras, de sembrar sobre abrojos porque al ser una minoría política era pocos los espacios que había para explayarse, lo que no obstaba para que junto con otros hicieran escuchar su voz. Fue miembro de la LII Legislatura del Estado, junto con Fernando López Cruz, que fuera presidente del comité directivo estatal. Entre sus compañeros diputados estuvieron los priistas Ofelia C. de Campillo, Pedro Nájera Castañeda, Jesús González Tavares, Roberto Díaz Rodríguez, Marco Arturo Reyes Ugarte, Roberto Padilla Márquez, Jesús Guerrero Escobedo , Espiridión Marmolejo Gutiérrez, Antonio Murillo Adame, Javier Ambríz Aguilar y Dionisio Gallegos Esqueda, además de Manuel de Jesús Bañuelos Hernández, el único diputado de izquierda. El presidente de la Gran Comisión y líder de la Legislatura fue Ignacio Ruelas Olvera.