Las deficiencias de la plataforma de servicios digitales del Servicio de Administración Tributaria ante las continuas fallas en las páginas web donde debe realizarse la tramitología, son radicales, respecto a la eficiencia con el envío de correos y mensajes vía telefónica para notificaciones fiscales, advirtió Salvador Farías Higareda, presidente del Colegio de Abogados.
Cuestionó la disparidad de los esfuerzos tecnológicos que se emplean para las medidas recaudatoria que se usen para contactar al contribuyente, pero no se gaste lo suficiente para que los usuarios de servicios en línea hagan sus obligaciones sin dificultades.
Consideró que la transición del trámite físico hacia el digital no ha resuelto con eficacia la atención al público porque las personas terminan pagando a quienes se dedican a obtener citas y te venden ese lugar o cobran por hacer el trámite, ante lo engorroso que resulta a los usuarios hacerlo por su cuenta.
“Así como había gente que en las vacunaciones COVID cobraba por cuidar su lugar en la fila, el fenómeno se traslada a la obtención de citas en línea, y genera una percepción de corrupción en los trámites, entre los contribuyentes”, enfatizó.
Las políticas de atención al usuario del SAT se volvieron impersonales con los trámites en línea sin que se cuente con la capacidad instalada para la atención de estos servicios digitales, ante las constantes fallas que dejan a la ciudadanía sin apoyo en la tramitología.
Los contribuyentes requieren que haya eficiencia en el servicio informático del fisco porque se está generando un efecto negativo de pérdida de confianza en el cumplimiento de las obligaciones fiscales, advirtió Farías Higareda.