Laura Elena Rivera Manzanares
El Heraldo

Al considerar que la educación es un factor que permite la superación personal y económica de las personas, es que debe promoverse que ésta sea gratuita en todos sus niveles, al menos por lo que respecta a los planteles de orden público y que se encuentre la manera para que más jóvenes tengan acceso a estudiar por lo menos el nivel licenciatura, expresó la diputada Ana Laura Gómez Calzada.
Para comenzar a avanzar hasta un grado en que la educación superior alcance a ser gratuita, deberá comenzarse por destinar suficiente recurso a la Benemérita Universidad Autónoma de Aguascalientes, pues de esta manera también se podrá pedir a la institución que garantice oportunidades de estudio sin que el nivel socioeconómico sea una condicionante, como todavía sucede en este tiempo, en el que no es suficiente presentar un buen promedio sino tener recursos que permitan solventar inscripciones y mensualidades.
Consideró que es indispensable que en el estado los jóvenes exijan el derecho a la educación gratuita, desde la primaria hasta la superior, “sabemos que la UAA es la más cara del país, tan sólo en el año en curso su mensualidad fue de 1,172 pesos, sin considerar la actualización que sufrirá el siguiente año para garantizar sus resultados y su nivel académico”.
Pero tomando en cuenta esto último, dijo, “no podemos permitir el atropello que sufre la clase trabajadora, ya que decir que eres un estudiante de la BUAA, significa tener un estatus socioeconómico alto, porque resulta ilógico que una universidad pública sea discriminante económicamente”.
Al hacer un análisis de las finanzas de la BUAA, la representante popular indicó que se requiere de un mayor compromiso y voluntad de las autoridades para dar pasos certeros hacia la gratuidad en la educación.
Insistió en que el Gobierno del Estado no le destina el suficiente recurso económico a la Máxima Casa de Estudios para que pueda solventar estudios o becas a mayor número de estudiantes con el sueño de alcanzar una licenciatura, y refirió que en este año, por ejemplo, el Gobierno de Zacatecas asignó a su Universidad Autónoma el 7.1% del presupuesto total del Estado, en comparación del 4.8% que se asignó a la BUAA.
Gómez Calzada lamentó que en la entidad, los gobiernos ven la educación superior como un gasto y no como una inversión, ya que si bien el recurso que se le asigna es alto en números, no es suficiente para cubrir las necesidades de más de 22 mil estudiantes que tiene la institución.

¡Participa con tu opinión!