José de Jesús López de Lara

Los tres integrantes de una familia que radicaba en la ciudad de Aguascalientes y que fueron reportados como desaparecidos desde el pasado domingo 4 de julio, fueron encontrados muertos en el estado de Zacatecas, tras haber sido asesinados y descuartizados en el municipio de Villanueva.
Las primeras investigaciones que realizan agentes de la FGE de Zacatecas apuntan a que la familia fue interceptada en un retén que instalaron sicarios en la carretera que conduce al municipio de Villanueva, a fin de despojarlos de su automóvil Suzuki Swift, el cual, hasta el momento, no ha sido localizado.
Quienes fueron víctimas de la violencia que se vive en Zacatecas fueron el señor Andrés, de 41 años; su esposa María Yaneth, de 32 años, y el hijo de ambos, un niño de apenas 3 años, quienes vivían en la ciudad de Aguascalientes.
Sus familiares, originarios del estado de Hidalgo, se trasladaron a Aguascalientes para denunciar su desaparición. Señalaron que, desde el domingo 4 de julio, no tenían noticias de su paradero.
La Fiscalía Especializada en Localización de Personas de la FGE inició, el pasado jueves 8 de julio, las investigaciones correspondientes y activó unas fichas de búsqueda. Sin embargo, este domingo, fue reportado que los cadáveres de los esposos y el niño habían sido localizados en el estado de Zacatecas.
Fue el martes pasado, cuando, en la presa que se ubica en el poblado de Tayahua, municipio de Villanueva, se localizaron restos humanos de un hombre y un niño. Se trataba del torso y las extremidades inferiores y superiores, así como la cabeza del pequeñito.
El miércoles, por otro lado, se confirmó que se trataba de dos de los integrantes de la familia reportada como desaparecida en Aguascalientes. Por tal motivo, el jueves, el personal de la FGE de Zacatecas se trasladó nuevamente al municipio de Villanueva para tratar de localizar a la mujer y, finalmente, su cadáver fue localizado en la misma presa del poblado de Tayahua.
Personal del Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses hizo el levantamiento de los restos humanos y, tras realizar estudios genéticos y forenses, se confirmó que se trataba de la familia desaparecida en Aguascalientes.
Agentes del Grupo Homicidios de la FGE de Zacatecas presumen que la familia fue asesinada por sicarios que operan en el municipio de Villanueva, quienes los interceptaron en un retén para despojarlos de su automóvil Suzuki Swift, color azul metálico y placas de circulación AAP-804-C del estado de Aguascalientes.