Mayolo López
Agencia Reforma

NUEVA YORK, EU.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador arribó a esta ciudad poco antes de las 22:00 horas locales.
Protegido con una chamarra negra, el Mandatario descendió del avión acompañado por el Canciller Marcelo Ebrard. En tierra lo esperaba el representante de México ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente.
De inmediato abordó un vehículo negro del Servicio Secreto y, en un traslado de poco más de 30 minutos, llegó al hotel Millennium Hilton para pernoctar, contiguo a la sede de Las Naciones Unidas, donde este martes pronunciará un discurso en ocasión de que México asuma la presidencia del Consejo de Seguridad.
Una veintena de seguidores lo vitoreó a su arribo cuando descendió del vehículo. López Obrador se acercó al grupo y luego enfiló hacia el hotel, al que ingresó con cubrebocas.
Unas dos horas antes de que arribara el Presidente, sus seguidores se apostaron a las puertas del hotel, donde comenzaron a corear «Ree-lección, ree-lección».
A cinco días de que López Obrador cumpla 68 años, le cantaron también Las Mañanitas.
«Valiente, honesto, así es mi Presidente», coreaban los morenistas. Minutos antes de que llegara el Presidente, agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos los había replegado a la banqueta de enfrente y colocaron vallas de metal para contenerlos.
Los seguidores gritaban eufóricos cuando uno de los suyos pasaba frente a ellos, arengándolos, en una bicicleta con los rayos iluminados, provocando la risa de los oficiales de la policía.
La prensa estadounidense no se hizo presente en el hotel para reportar la llegada del Mandatario mexicano.
Al lado del Canciller Ebrard y del doctor Juan Ramón de la Fuente, el Mandatario preparó su intervención en Naciones Unidas.
López Obrador pronunciará hoy un discurso con el que reseñará el combate de su Gobierno en contra de la corrupción. A primera hora, sostendrá un desayuno con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

¡Participa con tu opinión!