GUADALAJARA, JAL.-Por su indiscutible legado en la industria cinematográfica, el teatro y la televisión; por su talento, trayectoria y esa manera de hacer sátira política, que trascendió en los escenarios y las cámaras para incrustarse en el imaginario popular, Héctor Suárez (21/10/1938 – 2/06/2020) tuvo un homenaje póstumo ayer en la noche en el marco del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) en su 35 edición.
La celebración fue especial, pues el histrión antes de morir ya tenía una cita en esta edición del festín para recibir el premio Mayahuel de Plata.
Fue su esposa Zara Calderón y sus hijos Rodrigo e Isabela Suárez, de 21 y 8 años de edad respectivamente, los encargados de recibir los distintivos.
“Nos sentimos honrados, emocionados y orgullosos de que esto ocurriera. Para nosotros este homenaje es un regalo y a la vez una oportunidad de poder ver el alcance de todo el legado que dejó Héctor.
“El mérito es de él, nosotros simplemente fuimos parte de su familia, quienes lo acompañamos por lo menos los últimos 30 años de su vida”, platicó Calderón, quien adelantó que trabaja en un proyecto documental para rememorar parte de la vida y obra del histrión.
El homenaje que organizó el FICG se realizó este viernes luego de la inauguración oficial del festín que concluirá el próximo viernes 27 de noviembre. (Lorena Jiménez/Agencia Reforma)