CDMX.- Con múltiples sets desde una discoteca clandestina llena de luces y figuras neón, una pista de baile para patinadores iluminada por una enorme esfera disco, un camerino con decoraciones antiguas y un bar con todo y tornamesa, Dua Lipa cumplió su promesa de llevar a sus fans dentro de un viaje extraordinario.
Aludiendo a la época de los ochentas a través de lo mejor de su última producción, Future Nostalgia, la cantante inglesa sorprendió a todos en una exclusiva transmisión en vivo a la que tituló Studio 2054.
Y es que, pese a la distancia, razones había de sobra para que ella y su equipo tiraran la casa por la ventana, pues además de brindar un espectáculo a la altura de lo que hubiera sido la gira en vivo de su segundo material, la artista celebra sus seis nominaciones al Grammy por la misma.
A las 20:00 horas, rodeada de múltiples bailarines con vestuarios coloridos, humo y luces destellantes, apareció la londinense luciendo un vestido blanco con tiras y, colocándose en medio del escenario, arrancó su fiesta ochentera a ritmo de su canción «Future Nostalgia».
Los temas fueron lanzados uno tras otro sin ningún corte, atravesando distintos escenarios que incluyeron bailes en patines, múltiples aros coloridos y segmentos de improvisación dentro de una jaula, dando la bienvenida a sus fans a su Club Future Nostalgia. (Fernanda Palacios/Agencia Reforma)