Diego Martínez 
Agencia Reforma

CDMX.- Bronny, el hijo de LeBron James, está demostrándole a todos esta semana en el NBA Combine que es digno de ser reclutado en el Draft… incluso si su estatura fue manipulada en los últimos años.
El joven de 19 años llegó el lunes al campamento al cual acuden los 78 mejores prospectos y resulta que al medirlo descalzo dio 1.87 metros, pese a que siempre dijeron que medía 1.93, incluso en USC.
Pero en los ejercicios ha sorprendido. Ayer tuvo su primer «scrimmage» con otros jugadores, donde se vio bien.
Por ejemplo, en salto vertical registró 102.87 centímetros, el cuarto mejor de todos los participantes.
Bronny dijo que no le quita el sueño poder jugar al lado de su padre, pues el «Rey» ha dicho que le gustaría tenerlo como compañero.
«No, nunca. Mi sueño siempre ha sido dar a conocer mi nombre, hacerme un nombre y llegar a la NBA, que es el objetivo de todos los que estamos aquí. Nunca pensé en simplemente jugar con mi papá, pero por supuesto él lo mencionó un par de veces. Pero no pienso mucho en eso».