José Celestino 
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- La historia de Alex Smith es inspiradora.
Pasó de ser un sólido quarterback a luchar por su vida hace dos años. Parecía que su carrera había terminado hasta que logró un increíble retorno a la NFL hace unas semanas.
El lunes pasado este regreso alcanzó tintes épicos al guiar a Washington a quitarle lo invicto a los Acereros de Pittsburgh. Y es que cada vez que Smith entra a jugar al emparrillado podría considerarse un milagro.
El domingo 18 de noviembre del 2018, el mariscal de campo de los entonces llamados Pieles Rojas sufrió una captura, dos defensivos de los Texanos le cayeron encima y Smith sufrió fractura de tibia y peroné en su pierna derecha.
De inmediato fue sometido a una cirugía, pero el problema es que para el miércoles y jueves siguientes las complicaciones llegaron a un punto en que los médicos ya estaban luchando por su vida como prioridad.
Se le había desarrollado una grave infección en la pierna operada y se vieron en la necesidad de realizarle varias cirugías quitando mucha piel y tejido muscular. Los doctores harían todo lo posible para salvarle la pierna. ¿Volver a jugar? Sería un sueño.
Tras 17 cirugías y una rehabilitación de casi año y medio, Alex fue autorizado por los doctores para volver a entrenar. Todavía tiene que usar un aparato ortopédico especial de titanio para proteger su pierna.
El pasado 11 de octubre, en el duelo contra Rams, Smith salió como suplente del quarterback Kyle Allen, quien tuvo que abandonar el campo por lesión y Alex entró a un partido por primera vez desde su lesión. Completó 9 de 17 pases para 37 yardas. Washington perdió 30-10.
En la Semana 10 se adueñó de la titularidad ante otra lesión de Allen. Su primera victoria llegó en la siguiente jornada ante Cincinnati, luego, en el Día de Acción de Gracias, Washington fue a Dallas y ligó su segunda victoria.
Sin embargo, Smith brilló el lunes, cuando Washington le quitó lo invicto a unos Acereros que llegaban con marca de 11-0. El mariscal aguantó duros golpes, lanzó para 296 yardas y un touchdown, sin intercepción, en el triunfo de 23-17.
Tras el partido, una de las mejores reacciones fue del estelar defensivo de Texanos, JJ Watt, quien fue uno de los jugadores que le cayó encima a Alex cuando sufrió la fractura en el 2018: «Lo que Alex Smith ha hecho es increíble. Es el Regreso del Año sin haber siquiera entrado a jugar. Pero jugar y ganar después de lo que ha tenido que pasar es todavía más increíble», tuiteó el lunes.
Smith es un milagro en los emparrillados… Y su equipo, que hoy visita a San Francisco, aún tiene oportunidad de entrar a Playoffs.

¡Participa con tu opinión!