A partir de ayer la Iglesia católica restableció el culto presencial y en adelante se seguirá convocando a la comunidad creyente a que participe de las celebraciones religiosas al interior de las iglesias, con la advertencia de que las celebraciones tendrán una duración no mayor a los 30 minutos, a excepción de la principal que oficia el Obispo José María de la Torre en la Catedral Basílica local, donde la liturgia será completa.

Así lo dio a conocer el pastor de la Iglesia en esta Diócesis, José María de la Torre Martín, quien a su vez giró la carta circular a todas las parroquias, en donde se indica que se vuelvan a ofrecer las eucaristías en los horarios normales y de ser necesario agregar más misas, a fin de propiciar que los fieles se distribuyan y no generen aglomeraciones, antes bien, se guarde la sana distancia.

Resaltó que la indicación principal es que las misas sean breves, para que los fieles puedan acudir y cuidar de las indicaciones que las autoridades de salud siguen dando, como es el uso de cubrebocas y guardar la distancia, “pues como dijeron los primeros cristianos, “sin las cosas del Señor, no podemos”.

En torno a ello, De la Torre Martín expuso que en aquellas parroquias donde tienen más confluencia de asistentes a las misas, se ha propuesto que agreguen más horarios a fin de que quienes acuden a las celebraciones, tengan la oportunidad de guardar la sana distancia que sigue en pie y se adopten las medidas preventivas.

Ante este anuncio que provocó los aplausos de los asistentes de la misa principal en Catedral, oficiada por el Obispo De la Torre Martín, insistió en la necesidad de convocar a las comunidades a escuchar juntos la Palabra de Dios y beneficiarse de los sacramentos, no sin antes hacer la invitación a tomar los cuidados, pues “sólo responsabilizándonos todos, con la bendición de Dios, saldremos adelante”.