El tren de la ilusión llegó al lugar y la hora precisa y sin más preámbulo del pullman descendió la próxima gobernadora. Las miradas se concentraron en ella, en sus movimientos, en meditar a los que saludaba, al mismo tiempo que su equipo se movía nervioso ya que no querían que se le acercaran los reporteros prometiéndose que habrá una conferencia de prensa.

El bullicio que se vivía en la estación permitió que de los demás coches bajaran sin problema alguno las candidatas derrotadas, entre las cuales sobresalía una, que sin ocultar su malestar prometía a sus seguidores que esto no ha terminado, en todo caso apenas comienza porque va a impugnar ya que se arma una carpeta con las violaciones que, aseguró, hubo en el transcurro de la votaciones.

Como dijera aquel, nada cambia, porque quien triunfa vive su momento y el que pierde trata de asirse de lo que sea para buscar que se abra una investigación y de ahí se desprenda la anulación del proceso o como último recurso que se haga un recuento de los sufragios.

En el mismo tren viajó en el cabús una comitiva de priistas, que desconocen si lo vivido es el principio del fin de su partido, o si resurgirán como el Ave Fénix, lo que cada vez se ve más lejano. Mientras la militancia no tenga los arrestos suficientes para echar a un vertedero a Alito y los secuaces que tiene como directivos en los estados, seguirán rodando cuesta abajo. De manera reiterada se dijo que esta vez, en que participaron como camareros del Partido Acción Nacional, fue algo circunstancial por lo están ciertos que el Revolucionario Institucional volverá a ser un partido independiente, sin embargo entre los azules ya hacen cálculos de lo importante que es seguir juntos y claro está, ellos a la cabeza, incluso ya mencionan nombres de posibles precandidatos para la presidencial de 2024, con la certeza que el PRI y el PRD seguirán como sus asistentes, aunque tratándose de los perredistas no tienen ninguna duda ya que desde hace varios años han sido los domésticos preferidos, en cambio los tricolores fue la primera vez y tan bien hicieron su papel que figuras prominentes fueron invitadas de honor en el cierre de campaña. Ahí, en la Plaza de Armas, estaba la flor y nata de los priistas rindiéndole pleitesía a la abandera blanquiazul.

Aseguran que hay que madrugar para obtener el resultado esperado, por lo que un día antes de los comicios los morenistas denunciaron a los distintos cuerpos de seguridad por presunto abuso de autoridad y de hostigamiento. En voz del senador Alejandro Peña, se dijo que a lo largo de la campaña fueron “víctimas constantes de actos de intimidación”, tanto por policías estatales como municipales y de la Guardia Nacional. Sostuvo que varios de esos actos fueron denunciados ante la Fiscalía Estatal y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, en espera que se llegue “hasta sus últimas consecuencias”. Haber hecho público su malestar a unas horas de que se abrieran las urnas fue como medida de presión para las autoridades y también tratando de curarse en salud por si no salían las cosas como lo tenían planeado.

LA PREGUNTA DEL MILLÓN

¿Cuál es la razón para que el Gobierno Federal se concrete a atacar “por encimita” el consumo del tabaco, de las bebidas alcohólicas y los refrescos, entre otros productos? La respuesta podría ser la montaña de dinero que recoge vía impuestos, por lo que periódicamente sataniza a las empresas que se dedican a esa actividad y pretende que el adicto sea el que deje de utilizar el producto.

La moda actual va en contra de los vapeadores o cigarros electrónicos, en la que -como es su costumbre- se ha inmiscuido el presidente de la República, al firmar un decreto que prohíbe su venta y distribución, con lo que echa abajo su propio dicho “Prohibido prohibir”.

El pasado 1 de junio presentó el documento, en el cual queda prohibida la circulación y comercialización de nuevos productos de tabaco, que se conocen como cigarros electrónicos o vapeadores, lo que ha provocado una controversia en que intervienen los consumidores que consideran es violatorio al derecho que les asiste de adquirirlos y de algunos médicos quienes aseguran que son dañinos para la salud.

En el caso particular de Aguascalientes se asegura que alrededor de 250,000 personas son proclives al cigarro, esto es, la sexta parte de la población total, por lo que el director de salud mental y adicciones del Instituto de los Servicios de Salud (ISSEA). Francisco Pedroza Cabrera, dijo que entre ese grupo de incondicionales del cigarro alrededor de 70 mil son adolescentes que lo hacen de manera habitual.

En su lucha por reducir el consumo, el ISSEA tiene en marcha un programa de reconocimientos a quienes colaboran para que en sus espacios no se utilice los “pitillos”, entregándole diplomas a encargados de edificios “libres de humo de tabaco”, exhortándose que tanto en el sector público como privado se lleva a cabo una labor de esta naturaleza. Además se ha llevado una campaña para recoger las colillas de cigarro, encontrándose cerca de 60,000 tiradas en la calle y zonas cercanas a edificios y plazas públicas, que según dijo el funcionario, representan una amenaza al medio ambiente y a la salud de las personas.

Sostuvo el funcionario que para el Sector Salud es fundamental el fomento de los buenos hábitos de vida, como dejar de fumar, por lo que aplican acciones que van encaminadas en ese sentido, en espera que quienes son aficionados al cigarro o quienes sienten la tentación de una “probadita” sepan el daño que causan a su organismo y de las personas cercanas.

Se destacó que personal del ISSEA mantiene una campaña de confiscación de producto traído de contrabando o de dudosa procedencia, lo que en 2021 permitió la destrucción por cerca de dos millones de cigarros ilegales y hubo multas a negocios que violaron las disposiciones de la Ley General de Control de Tabaco. También se ha confiscado máquinas expendedoras de vapeadores o cigarros electrónicos, situación fue antes de que se diera a conocer el decreto presidencial.

El documento firmado por el mandatario nacional y publicado el Diario Oficial de la Federación (DOF) señala que se prohíbe la circulación y comercialización en el interior de la República, cualquiera que sea su procedencia, de los sistemas electrónicos de administración de nicotina, sistemas similares sin nicotina, sistemas alternativos de consumo de nicotina, cigarrillos electrónicos y dispositivos vaporizadores con usos similares, así como las soluciones y mezclas utilizadas en dichos sistemas.

A quien incumpla con lo dispuesto se le impondrá sanciones que señalen las disposiciones jurídicas aplicables.

Asimismo, se combatirán las compañas publicitarias que induzcan a los menores a su consumo y el decreto reitera la prohibición de los vapeadores en todas sus presentaciones, al igual que la venta de las soluciones y mezclas utilizadas en dichos sistemas de cigarros electrónicos.

Es irrebatible que hay un daño al organismo del adicto y de quienes lo rodean, pero la verdadera razón para que el Gobierno Federal no vaya directamente en contra de las empresas fabricantes y expendedoras de los productos es por lo que dejan en impuestos, que son miles de millones de pesos anuales, con lo que deja la puerta abierta para que la persona que le resulte atractivo “echar humo” lo siga haciendo, de ahí que seguirán los decomisos y multas, pero no será suficiente para acabar con esta arraigada costumbre.

ARMONÍA IRREAL

Los teóricos del uso de la vía pública aseguran que los distintos grupos que tienen acceso puede hacerlo, para ello debe haber respeto entre sí y entender que el mismo derecho de uno es el de los demás. De manera particular los bicicleteros exigen tener más espacios para transitar por las calles de la ciudad de Aguascalientes, principalmente piden que les creen más kilómetros de ciclovías, que no es otra cosa que cercenar una parte de las avenidas. Mientras se llega ese momento hacen recorridos en grupos numerosos, interrumpiendo por varios minutos el paso vehicular, de motocicletas y peatones sin importar los problemas que causen, pero lo más dramático de todo es que una minoría tiene arrodillada a la mayoría de los conductores de casi quinientos mil automotores que circulan a diario por la capital.

¡Participa con tu opinión!