Magdalena Valtierra

Ambientalistas alzaron la voz para expresar su preocupación y rechazo ante el intento de urbanización dentro del Bosque de Cobos, donde una inmobiliaria pretende continuar el fraccionamiento Lunaria con un nuevo complejo llamado “Villa Portia”.

En rueda de prensa, la presidenta de Movimiento Ambiental, María Guadalupe Castorena Esparza; el presidente de la Asociación Guardabosques de Cobos, Miguel Vázquez Sánchez; así como representantes del Colectivo Salvemos la Pona y Conciencia Ecológica rechazaron el proyecto que, entre otros impactos, pondría en riesgo el patrimonio paleontológico de la zona.

Según los presentes, la edificación del fraccionamiento “Villa Portia” amenaza al ecosistema de la zona, específicamente al Arroyo Cobos, donde habitan especies en peligro de extinción como la tortuga casquito y la musaraña desértica.

Guadalupe Castorena detalló que el pasado 14 de julio llegó a la Semarnat la intención de modificar el uso de suelo forestal a la parte sur del fraccionamiento Lunaria.

Por otro lado, el presidente de la Asociación Guardabosques de Cobos recordó que el municipio de Aguascalientes modificó en 2018 el Programa de Desarrollo Urbano para quitar la zona en riesgo a ser deforestada en carácter de preservación y conservación económica, en “un acto flagrante de regresión en contra del derecho humano a un medio ambiente sano”.

Ante la intención del Grupo San Cristóbal de continuar depredando el ecosistema local, los activistas iniciaron cuatro denuncias populares ante la Profepa y una más ante la Procuraduría Estatal de Protección al ambiente en contra del fraccionamiento Lunaria por contaminar los arroyos tributarios a Cobos con agua impurificada, basura de construcción y doméstica, así como por sepultar tramos de los cauces con arena.

Por último, la presidenta de Movimiento Ambiental de Aguascalientes dijo que la urbanización en el Bosque de Cobos pondría en riesgo el patrimonio paleontológico de la zona. “Con estas acciones las autoridades demuestran que no están al servicio de la protección del ambiente. Observaremos su actuar para que no permitan un acto irreversible e irremplazable”.

Por su parte, en el Extracto del Documento Técnico Unificado Modalidad «A» que presentaron los promoventes del Fraccionamiento Villa Portia, se asegura que «dicho proyecto surge por la necesidad de ofrecer un servicio habitacional de calidad y con alternativas en oferta de vivienda al suroriente de la ciudad capital». El documento señala que se pretende urbanizar 59.17 hectáreas, de las cuales 50.12 tienen uso de suelo de tipo forestal, las cuales forman parte del Bosque de los Cobos. Asimismo, asegura que conservarán arroyos y mejorarán las condiciones actuales, por lo que los impactos ambientales serán de tipo parcial, influyendo sólo en el polígono del proyecto.

En suma, el fraccionador bajo el nombre de «Desarrollos y Construcciones del Centro S.A. de C.V.» señala que este fraccionamiento no afectará la estructura en cuanto a las condiciones ambientales de la Micro cuenca de los Cobos y que se prevén una serie de medidas de prevención, control y mitigación de los impactos ambientales para la recuperación del suelo e infiltración.