Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-De continuar la alta tendencia de muerte de embarazadas por Covid-19, el avance que se había logrado en la reducción de la mortalidad materna podría desaparecer, alertó Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
Estimó que en la región, la interrupción de los servicios de salud para las mujeres debido a la Covid-19 podría borrar más de 20 años de avances en la reducción de la mortalidad materna y el aumento del acceso a la planificación familiar.
En México, en 2020, la Razón de Muerte materna se disparó a 46.6 por cada cien mil recién nacidos vivos.
Antes de la pandemia, en el País la tendencia iba a la baja con una tasa de 34.2 decesos por cada cien mil nacidos vivos, según datos de la Secretaría de Salud.
Ayer, la funcionaria llamó a los países a garantizar a las mujeres, adolescentes y niñas el acceso a la atención reproductiva y materna durante la pandemia.
Sobre la vacunación de embarazadas F. Etienne detalló que el Grupo Asesor Estratégico de Expertos sobre Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés) examinó cinco vacunas antiCovid y decidió que aunque no hay evidencia suficiente aún para recomendarlas a esta población, se ha sugerido aplicar la dosis cuando los riesgos potenciales son mayores.
En México, más de 66 mil embarazadas han sido inmunizadas desde que se les incluyó como grupo prioritario de vacunación.
La directora de la OPS dijo que en la región, según estimaciones de la ONU, hasta 20 millones de mujeres verán interrumpido su control de la natalidad.
“Ya sea porque los servicios no están disponibles o porque las mujeres ya no tendrán los medios para pagar la anticoncepción”, indicó.
La atención al embarazo y al recién nacido también se ha interrumpido en casi la mitad de los países de las Américas, dijo.
El problema, dijo, es que las mujeres embarazadas son más vulnerables a las infecciones respiratorias como la Covid-19.
Detalló que si se enferman, tienden a desarrollar síntomas más graves, que muchas veces requieren intubación, lo que puede poner en riesgo tanto a la madre como al bebé.
Destacó que podría tomar más de una década volver a los niveles de mortalidad materna anteriores a la pandemia, que ya de por sí eran altos.
En el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, que se conmemora el 28 de mayo, la directora de la OPS llamó a los países a garantizar que las mujeres y las niñas accedan a los servicios de salud que necesitan, como los de salud sexual y reproductiva, y la atención relacionada con el embarazo y el recién nacido, como parte de las estrategias de respuesta a la Covid-19.
Alertó que las mujeres, que representan más del 70 por ciento del personal sanitario de América Latina y el Caribe, llevan la peor carga de la respuesta al Covid-19, sufren un impacto económico mucho mayor pues son más propensas a vivir en la pobreza, también tienen más probabilidades de haber perdido sus empleos al comienzo de la pandemia, añadió.

En riesgo
La Secretaría de Salud reporta:
339 Defunciones maternas por Covid-19 se han registrado en lo que va de la pandemia en el País.
136 decesos ocurrieron en 2021 hasta el 16 de mayo.
55% ocurrió en hospitales de la Ssa y 37% en el IMSS.
30% estuvo en la unidad de cuidados intensivos.
32% estuvo intubada.