El susto de su vida se llevó un menor de apenas siete años de edad, quien al estar jugando con una roldana de acero que incrustó de manera forzada en uno de sus dedos quedara atrapada, por lo que fue necesaria la intervención de los cuerpos de emergencia.

Alrededor de las 01:00 horas de este martes, a la Estación de Bomberos, arribó el señor Gerardo padre del niño que presentaba una roldana de acero atorada en uno de sus dedos de la mano derecha, quien solicitaba el actuar de los socorristas de manera inmediata ante la urgencia que enfrentaba el infante. De esa manera los elementos de emergencia al percatarse de lo sucedido procedieron rápidamente con labores de corte del objeto de acero y así evitar que la roldana continuará cortando la circulación sanguínea.

Después de largos y angustiantes 30 minutos de labores, la roldana de acero pudo ser retirada evitando un daño irreversible o hasta la pérdida del dedo afectado. (Por Rubén Torres Cruz/ Heraldo Digital).