En un evento poco usual, bomberos de Aguascalientes fueron movilizados en la colonia San Marcos, para capturar una serpiente pitón reportada en la vía pública. El incidente, que tuvo lugar en la calle Guanajuato, involucró a una aparente “pitón bola” de aproximadamente 130 centímetros de longitud, encontrada escondida en un registro.

La presencia del reptil en una zona urbana causó sorpresa entre los habitantes y requirió una rápida intervención de los servicios de emergencia.

La serpiente, una vez capturada, fue trasladada a la Estación de Bomberos para su resguardo temporal. Las autoridades pertinentes se encargarán de determinar el origen del animal y las acciones a seguir.

Cabe señalar que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), puede emitir permisos para la posesión de este tipo de animales, cumpliendo una serie de requisitos.

La pitón bola, también conocida por su patrón de manchas marrones y doradas, es una serpiente originaria de África subsahariana. Habita en zonas como Senegal, Uganda y hasta el sur de Gabón, prefiriendo climas cálidos y tropicales, incluyendo sabanas y bosques ligeros.

Este reptil terrestre, que ocasionalmente se encuentra en áreas agrícolas cercanas a cuerpos de agua, es conocido por su naturaleza dócil. Se destaca por su comportamiento defensivo único de enrollarse en una bola cuando se siente amenazado, lo que le da su nombre común. La pitón bola es mayormente nocturna y se alimenta principalmente de pequeños mamíferos y aves. En cautiverio, su dieta consiste en roedores proporcionados habitualmente ya muertos para prevenir lesiones al reptil.

La pitón bola se ha ganado un lugar destacado en el mundo de las mascotas exóticas debido a su tamaño mediano y temperamento manejable. Las hembras suelen ser más grandes que los machos, alcanzando una longitud promedio de 1.2 a 1.5 metros. Su mantenimiento en cautiverio requiere condiciones específicas, incluyendo un ambiente controlado con calor y humedad adecuados para simular su hábitat natural.