Vaya ridículo hicieron policías preventivos de Calvillo, al arrestar sin justificación alguna a unos ciudadanos franceses y otro más de Etiopía, que se encontraban comiendo en el Andador Centenario, en pleno Centro Histórico de Calvillo.
Los oficiales de la Policía Preventiva de Calvillo se justificaron que habían sido reportados por ciudadanos, ya que por el simple hecho de ser extranjeros y dos de ellos originarios de Francia, tenían temor de que estuvieran contagiados de coronavirus.
Los hechos se registraron el domingo por la mañana en pleno Centro Histórico de Calvillo, cuando un grupo de jóvenes turistas, originarios de Francia y Etiopía, llegaron a comprar comida en un negocio de birria ubicado en esa zona.
Posteriormente, se dirigieron a comer sus alimentos a unas bancas que se ubican en el Andador Centenario, pero repentinamente llegó una patrulla de la Policía Preventiva de Calvillo con varios oficiales, quienes sin motivo alguno trataron de llevárselos detenidos.
Obviamente, los turistas extranjeros opusieron resistencia y fueron sometidos a la fuerza por los policías preventivos, quienes argumentaban haber sido reportados por varias personas, aunque los mismos ciudadanos que se encontraban en el lugar, reclamaron la violenta actuación de los oficiales, pues los franceses y etíopes no estaban haciendo nada malo.
Todos fueron trasladados a la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Calvillo, donde tras ser puestos a disposición del juez calificador y al conocer éste la versión de lo ocurrido, de inmediato dispuso que los detenidos fueran puestos en libertad.
La Secretaría de Seguridad Pública del Estado de quien depende la DGSPM de Calvillo, ya inició una investigación interna a fin de sancionar a los policías preventivos involucrados en los bochornosos hechos y por lo pronto un comandante y cuatro oficiales fueron separados temporalmente de sus cargos.

¡Participa con tu opinión!