Con policías estatales fuertemente armados, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado blindó el ingreso a Aguascalientes, luego de que el martes por la tarde se registró una serie de balaceras en los municipios de Teocaltiche y Encarnación de Díaz, Jalisco.
Tras el reporte de que en los municipios jaliscienses se estaban registrando una serie de enfrentamientos entre integrantes de grupos antagónicos de la delincuencia organizada, el titular de la SSPEA, Porfirio Javier Sánchez Mendoza, giró instrucciones de reforzar la vigilancia en los límites con Aguascalientes, a fin de evitar el ingreso de posibles integrantes de dichos grupos delictivos.
Para este operativo especial se movilizaron varias patrullas con policías estatales, policías preventivos de Aguascalientes, personal del Ejército Mexicano y de la Guardia Nacional, quienes fuertemente armados comenzaron a recorrer brechas y caminos de terracería que conectan Aguascalientes con Jalisco.
De igual forma, se colocaron retenes en la carretera federal No. 71 Aguascalientes-Villa Hidalgo, a la altura del poblado de El Taray; así como en la carretera estatal No. 36 que conduce al poblado de El Bajío de San José, a la altura de Los Cuervos, Aguascalientes.
De igual forma, se reforzó la vigilancia en la Puerta de Acceso Sur, ubicada en la carretera federal No. 45 Sur, a la altura del poblado de Peñuelas y en la Puerta de Acceso Oriente que se ubica en la carretera federal No. 70 Oriente que conduce a Ojuelos, Jalisco, a la altura del municipio de El Llano
El mismo titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado supervisó dichos operativos.