A raíz de los violentos hechos registrados el sábado por la mañana en el municipio de Ojuelos, Jalisco, se reforzó la vigilancia en los límites con Aguascalientes, ante la posibilidad de que los agresores pretendieran ingresar a territorio estatal en su afán por darse a la fuga.
Una vez que las autoridades de Jalisco solicitaron la colaboración de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado para detener a los tripulantes de una camioneta Mercedes Benz, color blanco, en la cual viajaban sicarios que habían atacado a policías preventivos de Ojuelos, el titular de la dependencia policial, comisario Porfirio Javier Sánchez Mendoza, giró instrucciones para que se reforzara la vigilancia en los límites entre Aguascalientes y Jalisco.
Tanto policías estatales como elementos de la Guardia Nacional colocaron retenes en la carretera federal No. 70, a la altura de la Puerta de Acceso “Oriente”, donde se estuvieron realizando revisiones tanto a automóviles particulares como a camiones de pasajeros.
De igual forma se hicieron recorridos por terracerías y brechas que comunican a Jalisco y a Aguascalientes, sin que se hubiera detectado a gente sospechosa, por lo que se presume que los sicarios tomaron otra dirección para escapar.