Mircea Mazilu

Hoy se celebra el aniversario del asesinato de Melchor Ocampo, liberal radical del siglo decimonónico mexicano y uno de los artífices de las Leyes de Reforma, las cuales tenían por objetivo principal la separación entre la Iglesia y el Estado. El 3 de junio de 1861 Ocampo fue fusilado por órdenes de Félix Zuloaga y Leonardo Márquez, ambos defensores del conservadurismo durante la guerra de los 3 años (1858-1861) que estalló en México.

José Telésforo Juan Nepomuceno Melchor de la Santísima Trinidad Ocampo Tapia nació el 5 de enero de 1814 en Maravatío, Michoacán. Estudió en el Seminario de Morelia y posteriormente en la Universidad de México, donde se graduó en derecho. Fue un enciclopédico interesado por la física, química, las ciencias naturales, botánica, entre otras disciplinas. Después de un viaje por Europa que realizó en los años 40 del siglo en el que vivió, se involucró en la política, convirtiéndose en gobernador de su estado en 1846.

Se caracterizó por oponerse a la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, por medio del cual México perdió la mitad de su territorio, defendiendo la idea de continuar la contienda contra el país vecino del norte en forma de guerra de guerrillas. Al ser rechazada su propuesta, decidió abandonar la gubernatura de su estado.

Durante la presidencia de José Joaquín de Herrera se convirtió en ministro de Hacienda, cargo que ocupó por poco más de dos meses. Cuando regresó del exilio Antonio López de Santa Anna para ocupar nuevamente el cargo de mandatorio en 1853, Ocampo se vio forzado a salir del país, con dirección a los Estados Unidos de América. Fue allí donde trabajó en colaboración con otros liberales, como fue el caso de Benito Juárez, José María Mata y Ponciano Arriaga para deponer a Santa Anna.

Tras la Revolución de Ayutla (1854-1855), la cual supuso la derrota del santannismo y la victoria de los liberales, Juan Álvarez se convirtió en mandatario de la nación. Durante la administración de éste, Ocampo llegó a ser ministro de Relaciones y de Gobernación, cargo que ocupó por 2 semanas. A continuación, fue electo diputado por el Estado de México, Michoacán y Ciudad de México, así como presidente del Congreso.

Con la subida al poder de Benito Juárez, en enero de 1858, Ocampo se convirtió en ministro de Gobernación, siendo elegido como encargado de Relaciones, Guerra y Hacienda. Asimismo, Ocampo participó en la elaboración de las Leyes de Reforma, que pretendían sobre todo separar la Iglesia del Estado y eliminar el fuero eclesiástico y militar.

Tal día como hoy, pero de 1861 Melchor Ocampo fue fusilado a manos de conservadores y colgado en un árbol, en Tepejí del Río, Hidalgo. Su cuerpo yace inhumado en la Rotonda de los Hombres Ilustres de la Ciudad de México.

mircea.mazilu@hotmail.com