Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

El veterano senador por Vermont pone fin a unas primarias golpeadas por la crisis del coronavirus pero reivindica el giro ideológico impulsado por su movimiento en los últimos cinco años… (elpais.com).

Comentario:

El Covid-19 no fue el culpable directo de que Sanders abandonara la carrera, si acaso sólo le dio la puntilla. La campaña de Sanders ya estaba herida de muerte y sólo esperó, ante la imposibilidad de tener mítines por el coronavirus, el momento en que pudiera hacer sentir mejor sus ideas.

Ya habíamos comentado antes que Estados Unidos aún no está listo para aceptar las ideas socialistas que enarbolaba Bernie Sanders. Sin embargo, habiendo llegado hasta donde llegó, Sanders está poniendo en el tapete de la discusión, si no todas, muchas de sus ideas.

¿Cuáles son esas ideas, comunes en algunos otros países, pero revolucionarias en Estados Unidos? Para empezar, salud pública para todos restringiendo el papel de las grandes aseguradoras privadas. Luego, universidad pública gratuita, algo que muchos jóvenes encontraron atractivo, entre ellos jóvenes atosigados por una deuda enorme acumulada en su tiempo de estudiantes. Sanders proponía perdonar las deudas universitarias. Esto hizo que los jóvenes fueran una gran base del respaldo político de Sanders, pero como ocurre también en otros países, los jóvenes se movieron poco a la hora de votar.

Otras propuestas fueron el aumentar el salario mínimo a 15 USD por hora y aumentar impuestos a los más ricos. Todas estas ideas, calificadas como socialistas, fueron expuestas por Sanders desde su campaña contra Hillary Clinton. Observando los resultados que tuvo, podemos concluir que los estadounidenses prefieren a alguien más conservador en la presidencia. Pero son ideas que quedan ahí para que alguien más se atreva a recogerlas en la siguiente elección. Sanders, de 78 años y con antecedentes de infarto, difícilmente contenderá de nuevo.

“Por conciencia, no puedo seguir con una campaña que no puedo ganar y que podría interferir en el importante trabajo que hace falta por parte de todos en este momento crucial”, dijo Sanders al despedirse y dejar el camino libre a Joe Biden. Él entendió que el enemigo no es Biden sino Trump. ¿Podrá Biden con Trump?

Puede, aunque no será fácil. Cuenta con el apoyo de la base afroamericana, tan solo porque fue vicepresidente bajo Obama, pero vale. La campaña la hará desde su casa por medio de entrevistas y apariciones en televisión, lo que no será fácil. De hecho, ya cometió un error fuerte cuando al ser entrevistado, tosió sin cubrirse la boca. Los republicanos de inmediato publicaron videos con el comentario de que ese hombre tosiendo sin las medidas recomendadas era lo mejor que el Partido Demócrata tenía que ofrecer. Si las elecciones se mantienen para noviembre, las campañas de Trump y Biden serán en redes sociales con muchos memes incluidos.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com