En sendos distintos juicios de amparo, 3 bebés demandaron y ganaron el derecho de que sus madres, médicas del Hospital número 3 del IMSS en esta entidad, dejaran de acudir a trabajar durante esta temporada de alto contagio por COVID-19, ya que comprometían su salud -de los infantes- al permanecer en zona de alto riesgo sanitario.

Se trata de 2 bebés hijos de un matrimonio de médicos y 1 de una doctora y cuyo padre enfrenta una enfermedad que exige cuidados especiales durante la pandemia; en el primero de los casos el amparo lo había solicitado la doctora pero un juez le negó el derecho, de ahí que el padre de los menores buscó la alternativa de que fueran los bebés los demandantes y así fue que un juez federal otorgó el beneficio.

A decir del abogado Eder Axel Elías Hernández, se trata uno de los tantos derechos no explorados por los ciudadanos, como en su momento y también durante esta contingencia sanitaria, los empleados del IMSS pudieron recurrir, cuando se limitaron a manifestarse frente a sus instalaciones de trabajo exigiendo insumos de protección, pero que con el argumento del tiempo se desisten a buscar la alternativa de protección legal.

Cabe mencionar que un aspecto considerado en la resolución del juez federal para otorgar el amparo a favor de los 3 infantes integrantes de 2 familias diferentes, fue que las autoridades de salud no presentaron protocolos específicos para el personal de salud que tuviera en casa menores de edad o lactantes, como fue en estos casos.

El litigante refirió que la doctora madre de dos niños de 11 meses, primero acudió al sindicato para pedir un permiso sin goce de sueldo para proteger a sus bebés de un posible contagio de coronavirus, pues ella como su marido tenían que trabajar en clínica y podrían volver a casa con la enfermedad, lo cual se le negó, por ello es que el papá decidió acudir a la justicia en busca de esa alternativa, “la intención es proteger a los bebés, no a los padres médicos, pues ellos decidieron esa profesión, pero ahora de llegar con el virus a casa, comprometen la salud de los infantes”.

El segundo juicio a favor de otro bebé, lo interpuso un papá en situación vulnerable por sus padecimientos y su esposa es médica, y al saber que hay casos específicos de contagios en el IMSS, ella estaría en riesgo de adquirir el coronavirus de continuar laborando y por ende, pondría en peligro a su bebé de 10 meses.

Ambos juicios de amparo fueron ganados el fin de semana pasado con el adicional de que el IMSS tendrá que pagarles el sueldo durante el tiempo que el juez haya ordenado que sean enviadas a casa a proteger la salud de sus bebés, “se debe entender que no se está dando la protección directa a las doctoras, pues ellas saben que es una profesión que conlleva a eso pero se debe proteger a los menores”.