Un error haber anunciado con días de anticipación la Ley Seca ampliada, pues esto permitirá que quienes gustan de las bebidas embriagantes se abastezcan durante este tiempo para poder realizar el convivio de las fiestas patrias quedándose en casa o en campo abierto, sin limitar los riesgos de contagios de COVID-19, que supuestamente es lo que se quiere prevenir, manifestó Darinel Sánchez, miembro de la Asociación de Cantinas y Bares.

Por su parte, Claudio Innes Peniche, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), expresó que fue una decisión que los tomó por sorpresa, y dejará en problemas a empresarios que habían vendido boletos para cenas para el Día Patrio y que tal vez tengan que cancelar algunos, por la ausencia de bebidas preparadas con alcohol.

Darinel Suárez, quien subrayó que de nueva cuenta son restaurantes, bares, cantinas los perjudicados y los que permanentemente han estado “en la mira”, a pesar de ser los giros donde más énfasis se ha puesto en el cumplimiento de los protocolos sanitarios y la sana distancia; “es una acción benéfica, el problema es que va dirigida a los mismos giros y nosotros como cantineros, baristas y restauranteros, hemos llevado al pie de la letra los protocolos por la gente que nos visita, por nuestros trabajadores y nuestras familias”.

De ninguna manera se pone en duda que una medida de este tipo podría reducir el índice de contagios, “no dudo de sus estrategias ni del ingenio de las autoridades, pero que se pongan a trabajar en otras partes de la sociedad, no sólo enfocarse a este rubro que ya de por sí, está satanizado ante la sociedad”.

Restaurantes tenían boletos vendidos para fiestas patrias.

Por su parte, el presidente Canirac tuvo en algún momento la esperanza de que la Ley Seca aplicara sólo a algunos giros, sin embargo, también incluyó a establecimientos de alimentos con permiso para la venta de bebidas preparadas.

Si bien los restaurantes seguirán abiertos pues ofrecerán menús tradicionales y en algunos casos los especiales alusivos a las fiestas patrias, la limitante para ofrecer acompañarlos con alguna bebida con alcohol, les afectará una vez más “al ya de por sí muy golpeado gremio, no tenemos un pronunciamiento todavía, pero sabemos que esto es una afectación a la economía de los restaurantes”.

Sobre esta medida, comentó, “nos agarra por sorpresa la decisión y nos deja en un problema con los clientes, pues muchos ya tenían boletos vendidos para la cena del 15 de septiembre” y en el caso de algunos que prestan el servicio como salón de fiestas, también podrían reagendar eventos previstos.