En el área de Pediatría del Hospital General de Zona (HGZ) No. 3, del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), en Aguascalientes, se brindó la atención oportuna a la pequeña Yamileth “N”, de 26 semanas de gestación, 450 gramos de peso, intestino y pulmones inmaduros, para que pudiera vencer la muerte y seguir luchando por vivir.

A pesar de la pequeñez de sus venas, el personal de salud logró obtener una vía de acceso para alimentarla y continuar su desarrollo dentro de una cuna radiante, con ventilación mecánica, medicamentos para mantener expandidos los pulmones y favorecer una oxigenación apropiada.

Por la evolución y respuesta positiva de la niña, más tarde fue transferida a una incubadora de alta tecnología que le aportó un ambiente propicio y, tras casi seis meses de cuidados por un equipo multidisciplinario de salud especializado, la pequeña Yamileth “N” alcanzó dos kilos de peso y condiciones de desarrollo aptas para irse a casa y continuar en familia los cuidados.

Los pediatras a cargo fueron el doctor Erik Cruz Cabrera y la doctora Karla Cecilia Ramírez Esparza, quienes contaron con el respaldo de todo el equipo que integra el servicio de Pediatría del HGZ No. 3, para la atención 24/7 de la menor.

Erik Cruz aseguró que en la mayoría de los casos, los bebés que pesan menos de 500 gramos nacen sin vida o tienen escasas probabilidades de sobrevida, no obstante, “Yamileth luchaba por vivir”.

En este punto, consideró que para salvar la vida de la menor fue fundamental contar con un equipo multidisciplinario de salud especializada, tecnología de punta y medicamentos de alta eficacia, pero sobre todo, la determinación de la bebé.

“Este caso puso a prueba la convicción del equipo multidisciplinario de salud que mantuvo una vigilancia permanente y estrecha de la evolución de la paciente. Se sumó la coordinación oportuna de servicios y una gestión eficaz de recursos, todo motivado por la determinación de Yamileth para seguir viviendo y así, se logró lo inusual”, dijo el doctor.

Yamileth fue dada de alta por mejoría clínica y en condiciones adecuadas para irse a casa. Permanecerá en seguimiento por parte de su Médico Familiar y por el servicio de Pediatría del HGZ No. 3.

Cruz Cabrera explicó que una estimulación temprana adecuada puede aumentar la plasticidad del cerebro de los recién nacidos y favorecer un desarrollo pleno y completo en el corto, mediano y largo plazos, por lo que se estima que la bebé podría tener una buena calidad de vida.