Uno de los partidos más importantes de Europa se disputó ayer en Alemania con los dos mejores equipos de la Bundesliga chocando por la cima de la liga. El Borussia Dortmund recibió al Bayern Munich en un clásico teutón que tuvo emociones al por mayor con muchos goles y desafortunadamente una lesión grave para los bávaros que perdieron a Joshua Kimmich tras una barrida, todo parece indicar que el defensor estará seis meses fuera con los ligamentos de la rodilla rotos.
Aunque fue un partido movido con muchas chances de gol, el marcador no se movió hasta los instantes finales del primer tiempo que fueron una locura. Raphael Guerreiro desbordó por banda izquierda sacando buen centro retrasado que Marco Reus impactó de primera logrando la primera anotación del partido al 45 de acción. Sin embargo, los bávaros reaccionaron en el agregado con un tiro libre que tras tres toques en corto David Alaba puso en el poste más alejado del arquero empatando la pizarra.
El complemento inició en favor del Bayern que se puso al frente a los tres minutos con un golazo. Lucas Hernández puso un excelente centro por banda izquierda y Robert Lewandowski con marca encima logró impactar de cabeza el balón que terminó en la esquina de la portería, una vez más el polaco cumplió la ley del ex. Con la desventaja el Dormtund se fue con todo en busca de recortar distancias y dejaron espacios, al 80 un contragolpe furibundo le permitió a Leroy Sané recibir solo dentro del área para enganchar y con buen zurdazo poner el tercero en la cuenta.
Los minutos finales fueron electrizantes ya que al 83 Guerreiro metió un gran servicio hacia Erling Haaland que se quitó de encima a Neuer para definir de zurda acercando al Dortmund en el marcador. Los locales bombardearon el arco bávaro en los últimos minutos del partido, pero no consiguieron el empate cayendo por 2-3. Gracias a la victoria el Bayern Munich se pone como líder de la Bundesliga con dos puntos de ventaja sobre el Leipzig y tres sobre el Dortmund que una vez más no pudo ante su acérrimo rival.