MONTERREY, N.L.- A unas semanas de haber superado la COVID-19, Luz Elena González indicó que su cuerpo paga aún la factura que le dejó el virus, pues tiene secuelas que la siguen afectando.
“Tengo mucho cansancio y todavía me dan ciertas crisis de ansiedad”, aseguró la actriz y conductora. “Me agito muy rápido. La verdad es que sí le he batallado un poco con esto, pero espero en Dios estar bien”.
Con un nuevo programa en la pantalla chica, Aquí Contigo, en el que está al frente como conductora, la tapatía dijo que su recuperación ha sido poco a poco.
“Después del programa que estoy haciendo llego a descansar porque la realidad es que sí la pasé mal”, comentó.
Por ahora, señaló, lo mejor es dejar que su cuerpo se recupere para estar al 100.
“Llegará su tiempo. Despacito, como dicen por ahí, que llevo prisa. Hay que tomar las cosas con calma y esperar a que mis pulmones se repongan para empezar a hacer ejercicio y no presionarlos, para que no sea contraproducente”, afirmó.
A diferencia de otras personas que son asintomáticas, Luz Elena tuvo ciertas complicaciones de salud en su momento.
“Tuve todos los síntomas, muy fuerte, muy agresivo, pero gracias a Dios estoy bien, agradeciendo cada día de mi vida y cuidándome más que nunca”.
En su casa el contagio fue general, pues se contagió toda la familia.
La actriz de 46 años, madre de Santiago y María José, se reincorporó a sus actividades laborales. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)