La NFL es un carrusel de emociones, semana a semana se desconoce el nivel que tendrán los equipos en una de las competencias más parejas del mundo. Este sábado por la noche los Carolina Panthers llegaban como víctimas ante los Green Bay Packers, pero lograron dar un partido completo a la defensiva que puso en problemas a Aaron Rodgers que tuvo uno de sus juegos más flojos del año.
Carolina inició frio el partido a la defensiva y Green Bay anotó en su primera serie ofensiva con Rodgers mandando pase corto hacia la derecha con el ala cerrada Robert Tonyan. Aunque los Panthers sumarían tres puntos el mismo Rodgers anotaría por tierra poniendo las cosas 14-3. La jugada clave del partido sucedió en el ocaso del segundo periodo cuando Carolina amenazaba con anotar, pero un balón suelto les quitó la oportunidad de meterse en el partido y y se convirtió en posesión para Green Bay que no perdonó sumando siete más con Aaron Jones por la vía terrestre.
La defensiva de Carolina apretó los tornillos y capturó en 4 ocasiones a Aaron Rodgers que antes del partido de ayer había sido capturado solo 14 ocasiones, la segunda menor cantidad de la NFL. Bridgewater anotaría por tierra y tres puntos más pondrían las acciones 21-13. Ambos equipos sumaron un gol de campo entrando en el cuarto periodo, aunque Carolina logró tener el ovoide faltando poco más de un minuto, no pudieron avanzar por lo que Green Bay se quedó con la victoria 24-16 en un partido que parecía mucho más accesible para ellos.
Los Packers llegan a marca de 11-3 esperando a lo que hagan hoy los Saints en esa batalla por el número uno de la Conferencia Nacional. Aaron Rodgers tuvo un discreto partido al completar 20 pases de 29 intentos sumando 143 yardas y una anotación.