Al informar que la tasa de referencia del Banco de México se mantuvo en 4.25% a causa de que la inflación anual quedó en 3%, el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios advirtió ayer que se debe tener cuidado con las predicciones de Agustín Carstens respecto a que la situacion de la pandemia se prolongará y traerá bancarrotas.
“No habrá bancarrotas de gobiernos o bancos, sino de empresas que no se adapten rápidamente a los cambios, que no reduzcan sus costos de operación, no mejoren sus precios para el cliente o el usuario final y no mejoren sus canales de distribución, porque el mercado cambió en los seis últimos meses, ha habido una evolución rápida de sectores como el comercio, la educación y las manufacturas”.
Sin embargo, se refirió a que muchos gobiernos y los bancos en Estados Unidos y en Europa cambiaron las condiciones de los créditos para que se prolongaran en el tiempo y no tenga el empresario o el acreditado un problema serio durante este periodo de contingencia sanitaria.
“Al cambiar todas las condiciones de mercado, las empresas están obligadas a evolucionar, pero si no hacen nada por adaptarse, entonces se arriesgan a quedarse fuera de la actividad productiva, comercial o de servicios en la que venían desempeñándose”.
Alberto Aldape Barrios apuntó que Agustín Carstens se refiere a que las instituciones financieras que no estén capitalizadas y con una buena estructura financiera también tendrán problemas porque sus clientes y acreditados pueden tener problemas de pagos y con esto generar una situacion complicada en cuanto a sus niveles de flujo.
Por último, sostuvo que en lo que resta del año se mantiene la expectativa de que el Banco de México (Banxico) baje a un 4% su tasa de referencia, lo cual estará en función del comportamiento de la inflación para reactivar la economía, “y hay que tener cuidado con las predicciones de Agustín Carstens para no dejarse llevar por una situacion de alarma, hay que adaptarse a las nuevas condiciones”, concluyó.