Arrancó la delegación de Profeco su programa semestral de calibración de básculas y demás instrumentos de medición, a fin de garantizar a los consumidores que los establecimientos den kilos y litros de manera correcta, así lo dio a conocer su titular, Alejandro Salas Domínguez.

El funcionario federal comentó que este programa va enfocado a los abarroteros y a tiendas grandes que puedan vender a granel sus productos y que tengan sus básculas de bajo, mediano o largo alcance para que estén debidamente calibradas dos veces al año y garantizar el peso correcto hacia los consumidores. “Al iniciar este mes se invita y exhorta a todos los prestadores de servicios para que se acerquen a Profeco y hagan el pago correspondiente. Por ejemplo, el pago de una báscula de bajo alcance es de alrededor de 370 pesos”.

Explicó que, para ello, hay autoridades avaladas por la Secretaría de Economía que son Unidades de Verificación Acreditadas, que también puedan llevar a cabo este tipo de calibraciones, por lo que el prestador de servicio tiene la opción de elegir, entre la Profeco o una UVA para efectuar esta obligación en tiempo y forma.

Enfatizó que en el caso del Centro Comercial Agropecuario tienen una relación muy estrecha con el administrador y en lo que va de este año han calibrado arriba de 130 básculas y regularmente los locatarios solicitan el apoyo de las Unidades de Verificación Acreditadas, dado el volumen grandísimo de instrumentos de medición que tienen para que puedan cumplir en tiempo y forma.

Estableció que de recibir una denuncia por parte de un consumidor donde manifieste que no le dan los kilos correctos, la Profeco puede inmovilizar la báscula y multar al pequeño proveedor o al establecimiento comercial que no haya cumplido con la Ley de la Infraestructura, que requiere que se tengan calibrados sus instrumentos dos veces al año.

Indicó que en lo que va de este año, se inmovilizaron las básculas de tres establecimientos, una de ellas fue una Casa de Empeño y las otras dos fueron tiendas de abarrotes. Finalmente, dijo que también realizan la supervisión de las bombas de las gasolineras y generalmente de oficinas centrales hacen las verificaciones y sólo a la delegación le piden la desinmovilización. “En este año hemos tenido alrededor de 12 desinmovilizaciones de estaciones de servicio de gasolina de manera particular en el estado”.