Leticia Acuña Medina
El Heraldo

El desabasto de gasolina también se reflejó en los templos; a las misas del domingo acudió entre el 30 y 40% de la asistencia habitual de los fieles. No obstante, el P. Carlos Alvarado Quezada, señaló que la dispensa es sólo para los adultos mayores y para las personas que debido a problemas físicos no puedan desplazarse a pie.
Sabemos, dijo, que hay familias que viven lejos de sus parroquias, pero bien pudieron tomar un camión o realizar una caminata.
Lamentó que el déficit de combustible afecte a todos los niveles, refiriéndose a las quejas de los repartidores, cuya actividad laboral ha bajado; a los panaderos, lecheros, tianguistas que deben trasladar su mercancías en el área que tienen asignada; este problema altera la vida cotidiana y hay malestar por ello, aunque afortunadamente, al menos en Aguascalientes, no se han registrado actos de violencia en las gasolinerías, por falta o por la racionalización en la venta del combustible.
Confió en que este problema se solucione a la brevedad, porque el malestar de la sociedad puede crecer y generar conductas agresivas, y nadie quiere llegar esos extremos; debe garantizarse la paz y el orden.
JORNADA DE JÓVENES. Ayer, en la tradicional rueda de prensa de los lunes en el Obispado, el presbítero, estuvo acompañado de los representantes de la Pastoral de la Juventud y Adolescentes, Juan Ortiz y Asiel Rodríguez, quienes informaron sobre la 85 Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Panamá, del 22 al 27 de enero.
Representará a la Diócesis de Aguascalientes, una delegación de 50 jóvenes y cuatro sacerdotes, quienes previamente hicieron rifas, quermeses y venta de alimentos para obtener recursos y poder sufragar los gastos de viaje. Se esperan asistentes de al menos 180 países.
Observó que los jóvenes se sienten solos y abandonados, de ahí la importancia de acogerlos, de acercarse a ellos, ayudarlos en la solución de sus problemas y necesidades. “Aunque se piense lo contrario, los jóvenes están interesados en los conflictos económicos, laborales, sociales y familiares; tienen deseos de contribuir a lograr la armonía social, de ahí la importancia de darles oportunidad de que participen”.