Mientras la representación del Gobierno Federal y la autoridad de salud en el estado, estudian la estrategia a implementarse para la vacunación a los mayores de 60 años que se encuentran privados de su libertad en los Ceresos, también se contempla inocular a los médicos privados, para lo cual se ha entregado el censo de ellos a la autoridad central, ya solo se esperará el biológico para ellos.

Así lo dio a conocer Miguel Ángel Piza Jiménez, secretario de Salud del Estado, luego que el gobernador Martín Orozco, mencionó que sigue pendiente el gremio magisterial, ya que primero será atendida la población de 60 años y más que requiere la segunda dosis en municipios y vuelve para esta capital, será hasta entonces que podrían entrar los maestros, pero por lo pronto, es una posibilidad que ya ha sido planteada, aunque ante todo se debe tener la autorización de la Federación.

Por lo pronto, se ha notado un ligero descenso en el nivel de contagios entre mayores de 60 años, aunque no se tiene todavía un estudio real en relación a la vacunación que se ha aplicado entre este sector de la población, pues la mayoría de ellos apenas recibirán su segunda dosis y será al paso de los días, en que se podrá conocer el dato.

A través de una infografía, se dio a conocer que del 14 de enero al 6 de abril, se habían puesto 124 mil 878 vacunas entre la población del sector salud gubernamental y adultos mayores de 60 años.

En tanto, María Eugenia Velasco Marín, directora de Control y Prevención de la Salud del ISSEA, dio a conocer que sí ha habido personas que han tenido alguna reacción al biológico recibido, principalmente dolor en el punto de punción, algo de temperatura y dolor de cabeza en algunos casos, y si bien, de acuerdo al reporte nacional, hay dos personas hospitalizadas por reacciones tras recibir la vacuna, éstas se encuentran estables.

Ante esto, refirió que todo aquel que vaya a ponerse la vacuna, debe tomar algunas previsiones y ser claros de que si presentan algún síntoma que pueda hacer pensar sobre la presencia de alguna enfermedad viral, que también pudiera ser COVID, “no debemos vacunarnos, y tampoco si les acaba de dar COVID”.

Orozco Sandoval insistió en que los cuidados deben continuar y mantener los protocolos sanitarios básicos, pues si bien durante varias semanas se mantuvo una tendencia a la baja en contagios y muertes, el número de hospitalizados en los últimos días ha incrementado un poco, y todavía falta estar atentos a la reacción social que se pudiera tener como consecuencia del relajamiento que se tuvo durante los días santos, esperando que sea del lunes en adelante, cuando se puedan tener los primeros efectos.